Inicio Magazine Consejos para elegir un buen calefactor eléctrico

Consejos para elegir un buen calefactor eléctrico

12
0
Compartir

Los calefactores son una parte esencial de cualquier hogar cuándo llega la época de invierno, sería imposible subsistir sin un electrodoméstico que proporcione calor durante el periodo invernal. 

La temporada de invierno ha llegado a nuestros hogares hace relativamente poco, por lo que es momento de sacar los viejos calefactores y revisar que estén en condiciones, en caso contrario sería idóneo empezar a pensar en elegir un buen calefactor eléctrico para nuestro hogar. 

A la hora de comprar un calefactor eléctrico de buena calidad a un precio razonable, es importante tener claros determinadas características imprescindibles en estos electrodomésticos, sólo de esta forma podremos tener un criterio mejor formado para afrontar la compra. 

Guía de compra para un calefactor eléctrico

En el mercado hay una gran selección de calefactores, entre ellos podemos hacer una clasificación según modelos, diseños, potencias y demás por este motivo muchas veces la compra de este sencillo pero complejo artículo puede ser algo compleja. 

Tipo de calefactor

En primer lugar, hay que conocer los distintos calefactores que se pueden encontrar en el mercado. Entre ellos están los siguientes:

  • Calefactor por aire. Este tipo de calefactores son los más polivalentes, esto es debido a ser una de las opciones más económicas con mejor resultado. Funcionan mediante la expulsión de aire caliente gracias a la resistencia que tienen en su interior y al ventilador, el cual es el encargado de hacer circular el aire por la resistencia. 
  • Calefactor cerámico. En este caso, el calefactor dispone de las mismas características que el calefactor por aire, pero incluye un elemento o varios de cerámica, de esta forma retiene el calor en su interior haciendo que reduzca el consumo total. Con la ayuda de los elementos de cerámica además se consigue un mayor grado de calefacción en la estancia correspondiente. 
  • Calefactor de infrarrojos. Los calefactores infrarrojos, tienen un sistema de calefacción basado en calentar las bombillas alargadas que tienen en su cara exterior, para que una vez estén candentes transmitan el calor al aire por medio de la convección. En este grupo estarían los clásicos calefactores de tamaño pequeño que al conectarlos a la luz se encienden un par de resistencias, haciendo que se “iluminen” y den calor. 
  • Calefactor de pared. Finalmente hay que mencionar los calefactores que están diseñados para situarlos en la pared. Suelen funcionar con infrarrojos aunque no es necesario, pero lo especial de estos calefactores es la comodidad a la hora de situarlos ya que se colgarán en la pared y no será necesario moverlos nunca más. Este tipo de calefactores suelen usarse mucho en los cuartos de baño, consiguiendo de esta forma que la estancia se calde pero evitando que entren en contacto con el agua y puedan haber accidentes. 

Consumo de energía y potencia

La potencia y la energía son dos características esenciales en un calefactor, pues no necesitaremos la misma potencia en un calefactor que se situará en el cuarto de baño a un calefactor que estará en una habitación de mayores dimensiones. 

La potencia es quizá el dato más difícil de manejar, pero se podría hacer una estimación y decir que como norma unos 1000 vatios son suficientes para habitaciones pequeñas, en cambio para estancias más grandes, digamos unos 20 metros cuadrados sería conveniente pensar en un calefactor que tenga una potencia de 2000 vatios, de otra forma sería imposible calentar esa habitación. 

Respecto a la energía que consume, hay que fijarse en los datos que ofrece el fabricante, además los calefactores compuestos por paneles o por cerámica suelen tener un bajo consumo de energía. Otro punto a tener en cuenta es que tengan incluido un termostato, esto es debido a que con ayuda del termostato podremos regular el calor necesario en ese momento del día, ahorrando energía cuando no sea necesario calentar tanto la habitación. 

Seguridad del calefactor

Finalmente sólo queda mencionar las medidas de seguridad que debe incluir el calefactor. 

  • Certificado CE. Este certificado es necesario en cualquier artículo que haya pasado los test obligatorios de seguridad, dejando claro que ese producto es apto para su venta en la Unión Europea. En caso de no tener ese certificado, hay que sospechar del producto pues puede tratarse de un artículo que no ha pasado los exámenes rigurosos de calidad y puede darnos problemas en el futuro. 
  • Protector contra el sobrecalentamiento. En este caso es importante que éste tipo de calefactores tengan incorporado elementos que apaguen el mismo en caso de haber un sobrecalentamiento del equipo, evitando que pueda llegar a quemarse. Otro factor a tener en cuenta es que tenga incorporado un sensor, mediante el cual si el calefactor se cae éste corte el suministro de energía, evitando que debido a una mala posición del calefactor pueda llegar a provocar un incendio en el hogar.