Compartir

El mundo online está en auge y, hoy en día, es casi impensable pensar en un negocio que no disponga de tienda online. Así, aprender a montar una tienda online desde cero es más sencillo de lo que, a priori, puede parecer.

¿Cómo montar una tienda online?

Una tienda online es ya casi una obligación para cualquier negocio: se trata de una manera muy acertada de poder vender los productos (o servicios) a través de internet, llegando así un público mucho mayor y consiguiendo aumentar las ventas. Así pues, crear una tienda online barata es mucho más sencillo de lo que pueda parecer, especialmente si se tienen en cuenta una serie de consejos para hacer el trabajo de manera ordenada y conseguir las primeras ventas.

Escoger un nombre y dominio adecuados para la tienda

El primer paso a la hora de poner en marcha una tienda online es elegir el nombre y el dominio de la propia tienda. ¿Por qué es tan importante? Porque es lo que definirá al negocio y hará que sea reconocible por los usuarios.

Es aconsejable, en este punto, apostar por nombres sencillos y fáciles tanto de recordar como de escribir, que no generen dudas. De lo contrario, el acceso puede ser complicado y los usuarios preferirán no entran a la tienda.

A la hora de escoger el dominio de la tienda online, es siempre recomendable (en la medida de lo posible) comprar tanto el dominio “.com” como el dominio del país al que se pertenece, como “.es”, por ejemplo. Esto permitirá que los usuarios accedan a la tienda utilizando cualquiera de dichos dominios y, sobre todo, protegerá al negocio de la competencia.

Contratar un servicio de hosting

Una vez se tiene claro el dominio que se va a utilizar, entonces llega el momento de contratar un servicio de hosting. Este es el alojamiento web en el que se instala la tienda online. Por ello, es importante contratar un servicio de hosting adecuado, que sea capaz de responder ante la demanda de los usuarios, que no cause problemas y, sobre todo, que ofrezca una atención al cliente rápida y eficaz.

Elegir la plataforma

A continuación, habrá que elegir la plataforma sobre la que se diseñará la página web. Es decir, habrá que escoger si se utiliza WordPress o PrestaShop, por ejemplo. Aquí, también es importante estudiar las diferentes opciones para ver cuál es la que más se adapta a las necesidades del negocio y a la manera en la que se quiere vender.

Cabe destacar que hay plataformas que son gratuitas y pueden ser útiles, aunque si lo que se desea es crear una tienda online más segura y con mayores prestaciones, siempre es recomendable contratar una de pago.

Configurar la tienda online

Cuando la tienda online ya tiene la base creada, entonces es la hora de configurarla. ¿Qué quiere decir esto? Que es el momento de confeccionar el catálogo de productos, añadir las fotografías, las descripciones, decidir qué información va a aparecer en la página principal, cuántas secciones va a tener, si se va a traducir a diferentes idiomas, etcétera.

En definitiva, es decidir cómo vender online a través de la página web, diseñandola paso por paso.

Seleccionar los medios de pago

Otro elemento indispensable a la hora de crear una tienda online es decidir cuáles van a ser los métodos de pago disponibles y configurarlos. De manera habitual, se suelen incluir la tarjeta bancaria, Paypal e incluso transferencia bancaria, entre otros.

Es importante tener en cuenta que cuántos más medios de pago se pongan a disposición del usuario, más fácil será conseguir clientes. Y es que, hoy en día, si los consumidores no encuentran tiendas que se adapten a ellos, deciden rápidamente no comprar y encontrar otras opciones.

Escoger la logística de envíos

También es importante valorar cuál va a ser la logística de envíos. ¿Cuál va a ser la compañía de transportes que se va a utilizar? ¿Cuáles son sus tarifas? ¿Cuánto costarán los costes de envíos? ¿Se enviará solo a España, a las islas o también al extranjero?

Al fin y al cabo, todo ello son cosas que deben incluirse a la hora de poner en marcha una tienda online porque también puede afectar a la decisión de compra del consumidor.

Y por último… promocionar la tienda online

Sin duda, este es un paso fundamental a la hora de poner en marcha una tienda online. Es necesario dedicarle tiempo y recursos a la promoción online del negocio, dedicando, así, campañas en redes sociales y otras estrategias de marketing digital.

Aquí, debe incluirse, por ejemplo, el posicionamiento en buscadores. Se trata de crear el contenido de la tienda online de modo que se utilicen palabras clave para aparecer en los buscadores cuando los usuarios realicen búsquedas relacionadas. 

En este aspecto, hay muchas opciones y todas ellas muy interesantes para poder empezar a vender a través de la tienda online cuanto antes.