Compartir

La vida útil promedio de un ascensor suele situarse en torno a los 20 – 25 años aproximadamente. Es a partir de aquí cuando los principales especialistas recomiendan modernizar los ascensores en Madrid. Pero lo que muchos no saben es que no resulta necesaria la sustitución completa del aparato, sino una serie de cambios para garantizar su eficacia y máxima seguridad.

Una vez que el ascensor ha cumplido 25 años se puede considerar ya antiguo. Las nuevas tecnologías han irrumpido con fuerza en este sector, hasta el punto de encontrarnos con grandes modernidades en los ascensores de las viviendas actuales de nueva creación. Unos aparatos que poco o nada tienen que ver con los de décadas pasadas.

No obstante, cualquier edificio de más de 25 años puede disponer de un ascensor modernizado sin tener que reemplazarlo del todo. Sin duda alguna, será mucho más costosa la sustitución total del aparato, que a la postre puede resultar muy complicada debido al diseño y a la composición del ascensor ya existente.

Ventajas de modernizar un ascensor

La modernización de un ascensor es el proceso por el cual se sustituyen y/o se reemplazan las piezas y elementos que han quedado ya obsoletas por otras más modernas. Además, es recomendable también la adición de nuevas características y tecnologías actuales que no estaban disponibles en el momento de la instalación del ascensor.

Ni que decir tiene que este proceso va a traer consigo una serie de ventajas para el ascensor y, por ende, para sus usuarios. En primer lugar, nos encontraremos con un ascensor mucho más seguro que el anterior. La modernización equivaldrá a un ascensor más eficiente y atractivo y que ofrecerá una mayor confianza a aquellos que lo usen.

La sustitución de piezas por otras nuevas de última generación no solo representan una garantía de seguridad y comodidad para los usuarios, sino también un ahorro a la larga en gastos de reparación y mantenimiento. Un ascensor antiguo tendrá muchas más posibilidades de averiarse, con los costes que puede suponer.

Paralelamente a esto, los ascensores más modernos no tienen un gasto de energía tan elevado como los antiguos, lo que supone que también podamos ahorrar en la factura de la luz. Según la mayoría de empresas de ascensores en Madrid, el ahorro energético entre un ascensor y otro puede estar en torno al 80%.

Un aparato que, por otra parte, se habrá adaptado a la legislación vigente actual. Y no solo en cuanto a la seguridad y funcionamiento del aparato, sino también en materia de accesibilidad.

Qué se debe modernizar en un ascensor

Cuando hablamos de modernizar un ascensor no solo nos estamos refiriendo al aspecto exterior, sino también a todo aquello que no se ve. De nada servirá tener unos excelentes acabados en puertas, cabina o botones si la estructura interna está obsoleta o no funciona correctamente.

Por tanto, es de suma importancia que tanto la máquina del elevador como el cuadro de maniobra estén modernos y adaptados a la normativa actual. De no ser así, la máquina sufrirá una serie de desgastes que a la larga propiciarán que el movimiento del ascensor no sea cómodo ni seguro para los pasajeros.

Precisamente, para la comodidad de los usuarios habría que mejorar la suavidad de marcha o la precisión de la parada del ascensor mediante la sustitución de los motores antiguos y los cuadros de control por nuevos sistemas provistos de variadores de frecuencia. También es más que recomendable la sustitución de las viejas puertas manuales en los rellanos por otras automáticas.

Asimismo, un cuadro de maniobra moderno podrá cumplir a la perfección su función de reducir al mínimo el número de piezas susceptibles a averías. La modernización de este componente quedará regulada a partir de las inspecciones periódicas a las que se verá sometido el ascensor.

En este sentido, es probable que haya que cambiar las puertas, la decoración de la cabina, los sistemas de tracción o las maniobras de control del elevador.

Por último, hay dos aspectos que deben ser tenidos muy en cuenta a la hora de modernizar un ascensor: la eficiencia energética y la accesibilidad. Como ya dijimos anteriormente, el ahorro de energía de un ascensor antiguo a uno moderno puede rondar el 80%, aunque todo dependerá del tipo de elevador y su uso.

En el apartado de la accesibilidad, los nuevos ascensores presentan una cabina más grande y mejores accesos para entrar y salir del aparato, disponiendo de una cota cero para suprimir los escalones.

En definitiva, hoy en día ya podemos modernizar cualquier tipo de ascensor y marca, ya sean ascensores públicos o privados, de oficinas, residenciales, etc. Adaptar el aparato a las nuevas necesidades de tráfico supone garantizar la máxima seguridad de los pasajeros, adaptarse a la nueva normativa vigente y disfrutar de un aparato mucho más eficiente y atractivo.