Compartir

Por muy precavidos que seamos, a veces la vida nos pone en situaciones donde necesitamos pedir ayuda para poder hacerlas frente. Ya pueden ser del tipo que sean, hay momentos para todos y unos son más difíciles que otros, pero sin duda, lo que más nos quita el sueño, es quedarnos sin efectivo para poder hacer frente a ciertos gastos.

Existen una gran cantidad de imprevistos y situaciones que pueden desembocar en un desastre económico. La falta de agilidad de los bancos al concedernos un préstamo y la gran cantidad de requisitos que nos solicitan, dificultan más la solución de nuestro problema, pero por suerte, otras entidades pueden ayudarnos ante tales necesidades.

Hoy en día podemos solicitar microcréditos en España para esos imprevistos que surgen en el día a día. Por una lavadora que se ha estropeado, o esa pieza del coche que necesitamos. Son urgencias básicas sin las que no podemos funcionar normalmente, y que la gran cantidad de papeleo que nos piden en los bancos, puede dificultarnos conseguirlo.

Por otra parte, existen situaciones en las que debemos conseguir el dinero que con urgencia. Estas entidades que proliferan en Internet nos dan la opción de conseguir el efectivo rápidamente. Por ejemplo, podemos optar a préstamos rápidos de hasta 3000€ en Moneza (aquí tenéis más información sobre Moneza.es). Los bancos suelen tardar meses en aportarnos soluciones, pero en Internet puedes pedir préstamos personales de hasta 2.500€ en Zaplo, de forma sencilla y desde tu casa.

Aunque estos préstamos suelen estar pensados para soluciones puntuales, también hay algunas entidades que piensan en las personas que necesitan un dinero más continuado. Un préstamo online con Creditea supone un alivio para muchas personas. Se trata de una cuenta donde puedes disponer de hasta 3.000 euros para hacer uso cuando quieras. Además, solo tendrás que pagar por lo que saques de la línea, teniendo un plazo de 61 días para devolverlo, de forma que te lo puedas organizar como tú puedas.

Otra de las situaciones más habituales que nos impiden solicitar un préstamo en un banco es el figurar en una lista de morosos como el ASNEF. Se trata de otra de las cuestiones que las entidades financieras que han nacido en Internet y que suponen un alivio para quien precisa de efectivo. Así que, si una compañía telefónica te ha puesto en una lista de morosos por algún malentendido, cosa que viene siendo más habitual de lo que parece, no tendrás problema en poder acceder a ese dinero que tanto necesitas.