Inicio Magazine El Camino de Santiago, una experiencia única

El Camino de Santiago, una experiencia única

10
0
Compartir
cathedral

Hay cosas en la vida que no pueden compararse con ninguna otra, no porque sean mejores o peores, sino porque son diferentes de las demás, demasiado especiales incluso para clasificarlas

Como el caso que hoy nos ocupa. Recorrer el Camino de Santiago supone una vivencia fascinante y enriquecedora, a tal punto que su disfrute no se limita a los creyentes, puesto que incluso un no creyente puede obtener gran satisfacción de hacerlo. Sin embargo, lo que muchas personas no sabían antes de disponerse a organizarlo es que existe un gran número de alternativas, hasta el punto de que sin un asesoramiento experto puede resultar muy difícil escoger una de ellas, e incluso más aún planificarla.

Es por ello que desde aquí te recomendamos que si estás pensando en hacer el Camino de Santiago desde Madrid o desde cualquier otro de los muchos puntos de partida que existen (o informarte acerca de ellos antes de escoger) consultes con profesionales especializados en las distintas rutas que ofrece el Camino.

Además, vamos a hablarte de dos de las que más han captado nuestro interés, si bien de nuevo te recomendamos que no te quedes solo en ellas y eches un vistazo a las otras antes de decidir. ¿Empezamos?

La magia natural e histórica de O Cebreiro

Empezamos con una sección específica de una de las rutas más favorecidas por los peregrinos. Aunque el resto es igualmente magnífico, y hablaremos de dicha ruta, el Camino Francés, a continuación, primero queremos detenernos en este fragmento que nos parece poseedor de un encanto especial.

El pueblecito de montaña de O Cebreiro cuenta con esa atmósfera única de tradición y embrujo ancestral de que gozan los pueblos más antiguos de Galicia. Se sitúa en la sección del Camino Francés que va desde Ponferrada hasta Sarria. Antes de llegar a la aldea se pasa por la estupenda ciudad montañesa de Villafranca del Bierzo, siendo una constante en todo el camino la belleza natural de que es posible disfrutar.

Después se inicia el ascenso que conduce al pueblecito que mencionamos, y a partir de ahí, el Camino de Santiago desde O Cebreiro se divide en dos posibles vías hasta Sarria, ambas de gran atractivo: por un lado, la primera ofrece una serie de preciosas pistas forestales, mientras que la segunda incluye una visita al Monasterio de Samos. Cualquiera de las dos es una opción estupenda.

Parte del Camino Francés, Bien Mundial de la UNESCO

Y como decimos uno de los más escogidos, por buenas razones. Se trata de una senda salpicada de magníficos paisajes boscosos y de antiguas estructuras góticas y románicas, destilando riqueza cultural y natural a partes iguales.

A lo largo de sus 760 kilómetros totales (cuántos se recorran dependerá del punto de partida elegido) hay tantas rutas alternativas que se pueden elegir como provincias que atravesar: un nada desdeñable total de ocho. Por lo que respecta al lugar de inicio, es muy frecuente comenzar cerca de los pirineos, ya sea en la francesa Saint Jean Pied de Port, o en la ibérica Roncesvalles. Existen otras muchas opciones que también son muy disfrutables, como por ejemplo el ya mencionado O Cebreiro.

Profundicemos ahora en lo que hemos dicho que se puede disfrutar a lo largo de este camino. Los espacios naturales, las montañas, bosques y ríos envuelven con su belleza a los peregrinos. Además, al transitar por tantas localidades cargadas de historia, se tiene una ocasión perfecta para empaparse de la leyenda y la tradición que destilan esas tierras, no solo medieval sino incluso anterior, la herencia de los celtas. Por último, los castillos templarios y los monasterios repartidos a lo largo de la senda conforman todos ellos visitas que embriagan el corazón tanto de creyentes como de agnósticos o ateos, por su hermosura y por el apasionante peso de siglos de historia.

Hay dos circunstancias derivadas de su popularidad muy importantes. La primera es el hecho de que a nivel de infraestructuras y alojamientos es una de las más desarrolladas. La otra, el error que más de una persona comete de iniciar una especie de carrera contra otros peregrinos por obtener el mejor alojamiento. Esto no solo es innecesario gracias al gran número de los mismos a lo largo del camino, sino que es contrario al espíritu de la experiencia que ofrece el Camino de Santiago. Ofrece una vivencia enriquecedora, que sin importar los motivos por los que te decidas a recorrerlo deberías dejar que se vea empañado por esa clase de egoísmos.

Otras maravillas del Norte

Esta senda recorre también el Norte del a Península, aunque siguiendo un itinerario distinto. El Camino Santiago del Norte también permite disfrutar de estupendos paisajes naturales, que en este caso incluyen tanto entornos de montaña como magníficas playas y costas, así como de la extensa herencia cultural de esta parte de España, aunque en este caso ofrece más los frutos que el testimonio.

No osaremos decir qué es mejor, ya que ambas opciones ofrecen una experiencia sin igual. Más bien depende de los gustos personales. Y es que en este camino se tiene ocasión de visitar las principales ciudades del Norte, léase San Sebastián, Bilbao, Santander y Oviedo, pudiendo disfrutar de la riqueza de su historia, cultura y gastronomía.

Elijas la senda que elijas, sin lugar a dudas recorrer el Camino de Santiago de Compostela habrá merecido mucho el esfuerzo y quedará como un viaje para el recuerdo.