Compartir

Descubre un lugar ideal para disfrutar de la tranquilidad rural y para realizar todo tipo de actividades de ocio

La vida laboral es agotadora. Aunque trabajar es necesario para vivir, todos necesitamos un momento para descansar de la rutina y sumergirnos en un ambiente tranquilo para ocupar nuestro tiempo con otras actividades. Algunos de los mejores escenarios para relajarnos son los ambientes rurales.

Afortunadamente, el abanico de posibilidades en España es bastante amplio, pues existe una inmensa multitud de zonas rurales, campo y sierra entre los que elegir.

Sepúlveda es uno de los lugares ideales para relajarnos y hacer turismo rural. Ubicada en la provincia de Segovia, esta población destaca por su elevado valor histórico y su gastronomía, con platos característicos como el cordero lechal, la sopa castellana y el bacalao.

Entre las fiestas más importantes destacan las Fiestas de los Toros, que se celebran cada año en esta localidad segoviana durante el último fin de semana de agosto. Como tradiciones medievales destacan la Misa de Minerva, celebrada el tercer domingo de cada mes, así como la fiesta de los fueros, que cuenta con un mercado medieval en el que las calles se llenan de artesanos y de un ambiente colorido de magia y fuego.

Turismo rural que merece la pena visitar

Lo que de verdad caracteriza a Sepúlveda es su parque natural de las Hoces del río Duratón. Este entorno cuenta con importantes ecosistemas naturales de alto valor paisajístico. Su belleza panorámica radica en su estructura, en la que el río queda encajado en un profundo cañón con más de cien metros de desnivel.

Otro lugar para visitar es la Cueva de los Siete Altares, una cueva natural que esconde en su interior un monumento religioso visigodo que ha modificado su forma natural para dar rienda al culto. Además, existen varias sendas, ríos y rutas por las que hacer senderismo y disfrutar de la naturaleza en su máxima expresión.

Dónde alojarnos

Lo ideal es buscar alojamiento en la zona del Duratón. De esta forma puedes disponer de un lugar cercano al Parque Natural y al turismo rural, al mismo tiempo que puedes relajarte en tu zona de hospedaje con todo tipo de actividades campestres para realizar en tu escapada a Sepúlveda.

Un importante hotel rural de la zona es el Hotel Vado del Duratón. Su ubicación es privilegiada, a escasos tres minutos a pie de la plaza de Sepúlveda y a cuatro minutos del Parque Natural Hoces del río Duratón. Una de sus grandes virtudes es su abierta capacidad de acogida a turistas de todo tipo sin ninguna distinción. Este hotel es capaz de albergar hasta 43 personas en 21 habitaciones.

Se trata de un lugar ideal para relajarse en sus zonas de descanso y cafetería, al tiempo que se realizan actividades de toda clase en el ámbito rural.

Actividades rurales que podemos realizar

Senderismo

Su proximidad al parque natural permite efectuar todo tipo de rutas de senderismo para disfrutar de la naturaleza en familia o con amigos. El senderismo es una actividad obligada para aprovechar al máximo la estancia en Sepúlveda, pues existen varias sendas que son fascinantes de transitar. La primera es conocida como la Senda de la Glorieta, la cual nos ofrece unas vistas únicas de lugares como el valle del río Caslilla o la propia villa medieval de Sepúlveda. Desde esta senda también podemos observar todo tipo de aves y especies vegetales características de la zona.

Otra senda para visitar es la Senda de los Dos Ríos, la cual presenta una longitud de cinco kilómetros y es sencilla de transitar mientras cumplimos el objetivo de recorrer los rincones más llamativos de la villa medieval de Sepúlveda.

La tercera senda es la Senda Larga, un camino llano de diez kilómetros que permite descubrir bellos paisajes a lo largo de unas tres horas a pie.

Kayak

El río Duratón permite realizar en su seno actividades de kayak. Durante este trayecto se puede disfrutar del silencio y la tranquilidad mientras se observa aves de todo tipo, como el buitre leonado. El kayak supone una gran forma de realizar ejercicio y disfrutar de la naturaleza simultáneamente.

El río cuenta con 27 kilómetros y tiene un gran caudal para disfrutar sin ningún problema de esta actividad en familia y con niños.

Enoturismo

Para los amantes de los vinos, este lugar alberga bodegas como las Ribera. Cabe la posibilidad de visitar estas bodegas y descubrir los valores y diferencias de los vinos jóvenes con su expresividad floral y frutal.

Visitas a microcervecería artesana

Es posible visitar una microcervecería cercana al Parque para probar el característico sabor de una cerveza propia y artesanal.

Visitas teatralizadas

En la villa de Sepúlveda se pueden hacer visitas teatralizadas en las que mediante el arte de la interpretación se reviven situaciones históricas y personajes relacionados con la historia de Sepúlveda.