Inicio Magazine Estrena casa reformando tu hogar

Estrena casa reformando tu hogar

30
0
Compartir

Cuando llevamos mucho tiempo viviendo en una misma casa, podemos caer en la monotonía e incluso en el aburrimiento de los espacios, estando cansados de la misma distribución, suelos, espacios, etc.

Sin lugar a dudas, la manera de estrenar hogar más económica es realizando una reforma integral o parcial de nuestra casa, oportunidad que además podemos aprovechar para adaptarla a nuestras nuevas necesidades, además de nuestro gustos estéticos.

Otro de los motivos más frecuentes para reformar una casa o un determinado espacio es por necesidad de renovar ya sean suelos, puertas, ventanas o cocinas y baños a los que los años no perdonan y necesitan de un cambio urgente.

Sea cual sea nuestro caso, lo más importante será buscar una empresa que nos ofrezca los mejores servicios y materiales además de una profesionalidad en todo el proceso de la reforma, con la que nos podamos despreocupar de todo el proceso.

Uno de los puntos a tener más en cuenta

Si queremos realizar reformas en Zaragoza, uno de los puntos a tener más en cuenta será que el apostar nuestra reforma a una empresa que se encargue de toda la gestión de documentos, plazos y permisos de nuestra reforma, llevando ellos a cabo la tramitación de la licencia de obra así como las posibles subvenciones que en ese momento, se puedan solicitar según el organismo público competente en la materia.

También será importante que exijamos la elaboración de un contrato de obra para obtener un precio cerrado y definitivo de toda la obra o reforma en el que además se refleje el plazo de la obra.

Estas muy atentos a este tipo de cuestiones nos evitarán además sorpresas en mitad de la obra o ampliación de presupuestos, teniendo así la posibilidad de estar tranquilos en todo momento sabiendo que la empresa de reforma a la que le hemos hecho el encargo se ocupa de todo.

Algunas de las reformas más solicitadas

Hoy en día gracias al avance del mercado de las reformas podemos llegar a renovar cualquier estancia de nuestro hogar, consiguiendo una reforma que se adapte a nuestro presupuesto.

La sustitución o renovación de suelos de parquet o la renovación de paredes son algunas de las reformas más solicitadas, sobre todo en el momento en el que adquirimos un nuevo inmueble en el que a lo mejor las paredes están empapeladas o con gotelé o por lo contrario existen humedades que debemos reparar.

Las reformas completas de cocinas y baños son otras de las más solicitadas por los usuarios, puesto que muchas veces han pasado varias décadas desde que estamos en nuestra casa, o es una reforma que al principio de entrar a vivir en el inmueble decidimos no hacer por ser de mayor coste.

Este tipo de reformas son también de las más agradecidas, puesto que simplemente cambiando el alicatado, los suelos y los sanitarios o los armarios le otorgaremos al espacio de personalidad propia que vaya más con nuestro estilo de decoración, pudiendo además aprovechar ese momento para sacarle al espacio la mayor rentabilidad poniendo más armarios, o cambiando la bañera por el práctico plato de ducha.

A la hora de buscar una empresa de reformas

Si estamos en este momento valorando y pidiendo distintos presupuestos para reformar ya sea integral o parcialmente nuestro hogar, haremos bien en buscar a una empresa profesional que tenga años de experiencia en el sector, y de la que podamos informarnos sobre la experiencia de otros usuarios así como ver un poco el catálogo de reformas finalizadas que además nos podrán servir de inspiración.

Otro punto importante es exigir que nuestra obra tenga un seguro por los imprevistos que pudieran pasar, así como solicitar materiales de la calidad y amplia oferta de los mismos.

Una reforma del tipo que sea es algo demasiado delicado, importante y costoso como para no prestar una atención previa sobre a quién se la encargamos, puesto que si no lo hacemos así podemos llevarnos sorpresas tan desagradables como un resultado y acabados no deseados, averías y roturas o desperfectos, que al finalizar la obra hayamos pagado más de lo que esperábamos y lo que es peor, que la reforma se eternice convirtiéndose la misma en una pesadilla.