Inicio Magazine Fútbol sala, un deporte en pleno auge

Fútbol sala, un deporte en pleno auge

29
0
Compartir
Fútbol sala

Lejos de los medios de telecomunicación y de la prensa, el fútbol sala es una disciplina que vive en la sombra de su hermano mayor; el fútbol tradicional. No obstante, estos últimos años el fútbol sala ha experimentado una evolución más que positiva en lo que refiere a adeptos, y cada vez más jóvenes deciden orientarse hacia el fútbol sala por las ventajas que ello presenta.

“Este deporte me dio muchísimas cosas, (…) voy a empezar mi octava temporada en la máxima categoría y me enorgullezco de ser una persona que sabe ganar y perder, cosa que es más difícil de lo que parece. El fútbol sala es mi vida, en el día a día entreno, como, entreno otra vez, mejoré muchos aspectos de mi vida gracias al fútbol sala.” Dice Hugo Sánchez del Santiago Futsal.

Resulta que este sentimiento evoca el hecho de que tanto él como sus compañeros de equipo prefirieron el fútbol sala al fútbol tradicional, aún habiendo empezado sus andanzas en el segundo.

Qué hay que tener en cuenta a la hora de jugar a fútbol sala

Hay que pensar que el equipamiento para jugar al fútbol sala es primordial, y si tu propósito es el de aprender, prosperar y mejorar, es de suma importancia hacerse con el material adecuado.

Como regla básica, debes saber que ningún jugador puede llevar ningún tipo de objeto que pueda llegar a ser peligroso ni para él ni para los demás jugadores, además que podría ralentizar sus movimientos. En el marco de lo oficial, será necesario contar con espinilleras de goma, plástico o similar cubiertas completamente por las medias de tres cuartos para maximizar la protección.

El punto más importante resulta ser el calzado, pues de él dependerá el desempeño del jugador. Debes tener en cuenta que, aunque sea fútbol, no es en absoluto lo mismo, pues al cambiar de tipo de terreno, son muchas las consideraciones a tener en cuenta. Pasar del césped a la sala puede ser un tanto difícil, y es primordial conseguir un calzado de lona, o cuero blanco que posea suela de goma o similar. El reglamento de fútbol sala impone este tipo de calzado pues mejora el agarre, evita que el jugador se resbale, y mejora sus movimientos hasta en un 200%. Los jugadores profesionales suelen usar las zapatillas de futbol sala kelme, por ser las únicas en respetar el reglamento en su totalidad y por ofrecer un mayor índice de comodidad y agarre.

Un deporte en expansión que hay que practicar

Mientras que antaño el fútbol sala era un deporte practicado más como amateur, se está profesionalizando progresivamente; y se calcula que en algunos años tendrá mucha más importancia de la que posee ahora. De hecho, desde hace décadas existen campeonatos a nivel nacional e internacional, organizados por grandes sociedades deportivas tales como la UEFA o la FIFA.

El fútbol sala es el deporte idóneo para aquellos a los que les gusta hacer unos pases y disfrutar del deporte entre amigos. En cuanto a aquellos que practican el fútbol tradicional, resulta que el fútbol sala también es un perfecto complemento para poder trabajar la técnica y la tonicidad, y mejorar los resultados en el campo. Resulta que el balón bota menos y es una muy buena manera de poder aprender a controlarlo y mejorar la técnica. Muchos jóvenes españoles han encontrado en el fútbol sala una alternativa que les gusta más que el fútbol tradicional.

El fútbol sala suele poner en juego a dos equipos de 5 contra 5 (4 jugadores + 1 portero) y una de las estrategias de los entrenadores es la de trabajar en la cohesión del grupo y en el trabajo en equipo, puesto que al ser solo cinco jugadores, en cuanto uno flaquee, será la perdición del equipo. Es por ende un deporte que desarrolla la solidaridad, la empatía y la sociabilidad del individuo. En el fútbol tradicional, los jugadores son más individualistas.

Insistimos en la importancia del calzado pues se ha demostrado que la mayoría de los accidentes en deportes como el fútbol se deben a las condiciones del terreno o al uso de un calzado inadecuado. Nuestro consejo es, si vas a iniciarte en este deporte, el de adquirir un calzado dinámico y que ofrezca seguridad. Aprenderás más deprisa y con mejores resultados. Piensa, además, que aprenderás adaptándote a tu calzado, tus movimientos dependerán sobretodo de en qué medida conozcas la movilidad que te da tu calzado: las zapatillas Kelme son célebres por su duración. Por último, si tu equipo posee un color en específico, no olvides en combinar las zapatillas con éste, simplemente por una razón estética: existen muchos colores de calzado de este tipo.