Compartir

Los préstamos online han llegado para acabar con las esperas y las complicaciones.

Internet ha traído numerosas soluciones a nuestras vidas, hasta el punto de convertirse en el eje de muchas de las actividades que realizamos a diario. Hablamos con amigos conectándonos a la red de redes, hacemos las compras visitando webs, nos informamos de la actualidad en redes sociales y hasta vemos películas o series gracias a servicios que se valen del streaming, una tecnología que, en efecto, también depende de internet.

Pero sus usos traen consigo soluciones que muchos desconocen y que, por cierto, pueden ser mucho más útiles de lo que parecen. ¿Sabías que puedes pedir prestamos en linea en España?, ¿que la temida cuesta de enero puede ser tan solo otra sucesión de días en un mes como otro cualquiera? En efecto, preocuparte por los gastos de las navidades y las dificultades económicas posteriores puede ser algo que quede completamente en el olvido, y todo gracias, de nuevo, a las tres uves dobles.

Pedir un préstamo antes era un proceso que requería reunir mucha documentación y pasar por unos trámites burocráticos que podrían prolongarse durante días, semanas o hasta meses. Largas colas de espera, citas en bancos, reuniones, conversaciones e incluso negociaciones para intentar superar cada posible traba que pusiera dar el prestamista, habitualmente una entidad bancaria. Ahora, todo eso, ha quedado atrás como esa imagen que ves por el retrovisor.

Páginas web como Prestamosrojos.com lo dejan claro,hay una cantidad enorme de soluciones nuevas y útiles, mucho más rápidas que las tradicionales y, por supuesto, mucho más eficaces. ¿Por qué existen ahora y no antes? La respuesta vuelve a ser la misma que estamos dando desde el comienzo: por internet.

Ahora, cualquier familia puede usar su PC o incluso su teléfono móvil para contactar con una entidad financiera y solicitar un crédito online, sea rápido, mini o normal, para tener el dinero que necesita a la hora de capear cualquier complicación económica. En meses como enero, conocidos por ser los más complicados en lo que respecta al dinero, este tipo de productos económicos se convierten en el remedio ideal, en el oxígeno para respirar con más calma.

¿Qué diferencia a un préstamo online de uno normal?

El mero hecho de pedir creditos a plazos es totalmente diferente si comparamos. Como decíamos antes, los tradicionales requerían pasar por un largo proceso burocrático en el que reunir documentos, firmas, hacer pagos y tener reuniones para que, al final, cupiera la posibilidad de que no se aceptara el préstamo y hubiera que buscar otra entidad bancaria dispuesta a ofrecerlo.

En la red, tan solo hay que acudir a una web, rellenar unos datos y esperar (si se trata de un préstamo rápido, el plazo de espera puede ser de segundos) a que se acepte o deniegue la petición y, en caso de aceptarse, a que el dinero se ingrese en la cuenta establecida. No hay que hacer más que eso, y lo mejor de todo es que es posible llevar a cabo el proceso sin moverse del sofá de casa.

Parece surrealista, pero es la prueba de cómo la tecnología ha cambiado las cosas. Aún así, hay más aspectos interesantes a destacar, como la existencia de préstamos con cero comisiones y cero intereses, que obligan solo a pagar el dinero pedido en el plazo estipulado, sin recargos extra por el proceso.

Del mismo modo, uno de los aspectos más interesantes de estos préstamos en línea es la flexibilidad que tienen. Las financieras son conscientes de las complicaciones que pueden surgir a la hora de devolver el dinero, por lo que contemplan la opción de solicitar prórrogas para poder pagar con algo más de tranquilidad. Solo hay que pedirlas y, a lo sumo, pagar un pequeño porcentaje extra (aunque no siempre se pide).

Además de todo, los que tengan problemas por figurar en listados como el de ASNEF también tienen la oportunidad de contar con esos préstamos que los bancos se negarían a dar. En estos casos, el proceso se alarga un poco más, dado que es necesario aportar algún documento que justifique la existencia de unos ingresos constantes; pero no hay más complicación que esa.

El tiempo pasa, la tecnología avanza y las facilidades van surgiendo a un ritmo de vértigo. No todo el mundo sabe de la posibilidad de pedir dinero por internet, no todo el mundo sabe que hay una solución mucho más efectiva y práctica a la hora de contar con unos ingresos extra para solventar algún pago inesperado o hacer una gran inversión. Muchas entidades se han lanzado al plano digital para hacernos las cosas un poco más sencillas, y lo cierto es que su estrategia está dando grandes resultados. Ahora lo tenemos mucho más fácil.