Compartir

El tema de los suplementos ricos en proteínas se está convirtiendo en uno de los temas que más polémica está levantando a día de hoy dentro del mundo del fitness. Pues bien, a continuación vamos a arrojar un poco de luz y un poco de cordura a un asunto que lo necesita bastante.

No son perjudiciales para el organismo

Como su propio nombre indica, los suplementos ricos en proteínas no son más que eso. Proteínas que se pueden consumir en forma de batido o de barrita. Unas proteínas que pueden tener distintas procedencias pero que salvo los posibles fraudes que puede haber, como en cualquier otro alimento, son beneficiosas para nuestro organismo siempre y cuando este las necesite.

Para nada producen problemas renales. De hecho no se han descrito casos en personas sanas por lo que se pueden tomar con total tranquilidad. No en vano, en España hay decenas de marcas que comercializan este tipo de suplementos con todas las garantías del mundo por lo que no hay problemas de ninguna clase.

Siempre son mejores las de los alimentos

Sin embargo, si eres capaz de ingerir todas las proteínas que necesitas a través de los alimentos, no tienes necesidad de ingerir ninguna clase de suplemento rico en proteínas.  Por todo ello, desde la propia experiencia de aquellas personas que están dentro de este mundo, tenemos que decir que los suplementos son solo necesarios cuando no se llega a la ingesta necesaria de este macronutriente. Esto se puede dar cuando se necesita regenerar de algún modo el músculo, cuando se necesita crear masa muscular o cuando se lleva un estilo de vida que nos exige mucho esfuerzo físico y queremos recuperarnos de un modo un poco más rápido y eficaz. Mientas tanto, lo mejor es tratar de ingerirlas a través de nuestra dieta habitual.