Compartir

Muchas personas por error, desconocimiento, o por no darle la importancia que merece, dejan de lado sus citas con el odontólogo. Piensan que es algo que puede esperar, pues creen que realmente no es tan importante, pero a largo plazo la realidad demuestra lo contrario.

La salud dental no es algo que debes tomártelo a la ligera, debes cuidar tu boca y hacerte limpiezas y revisiones con periodicidad. De esta forma ahorrarás disgustos que te acabarán saliendo más caros. Las desviaciones en el puente de la mandíbula, problemas de inflamación de encías, caries o sarro, son solo algunos problemas que pueden surgir por no ir a las citas programadas con tu odontólogo.

Es cierto que a las personas en general no les gusta ir al dentista. Y es comprensible, pues no a todos les agrada estar tanto tiempo con la boca abierta, o no todos soportan tan bien el dolor que puede causar quitar una carie. Sin embargo, no quita que sea de suma importancia ir al odontólogo cada vez que haya una cita programada. La boca es un lugar donde es fácil coger una infección, por eso siempre tienes que estar constantemente bajo revisión y cuidados. Además, siempre vale la pena ir a una clínica dental a cambio de tener una buena sonrisa.

Busca en Google clínica disponibles

Muchas personas no van a la cita con el odontólogo porque no les gusta su dentista, o no conocen un especialista que sea confiable. Y no es para menos, la salud bucal no debe tomarse a la ligera, por lo que no deberías aceptar ser tratado por alguien que no sea un profesional en el tema

Si no tienes a nadie que te recomiende los servicios de un buen dentista, lo mejor que puedes hacer es buscar por Google todos las consultas dentales que tengas disponibles. Empieza primero buscando las clínicas dentales que estén más cerca de ti.

Visita la web y busca curriculums

Una vez que hayas localizado varios sitios que te inspiren confianza, investiga su página web. Mira todos los servicios que ofrecen y busca cuales son los que necesitas o te interesen. Verifica que tan detallados está la forma en la que los especialistas trabajan. También fíjate si aparecen los nombres de las personas que trabajan en ese negocio. De esta forma, puedes buscar si poseen un buen CV para verificar si son tan profesionales como dicen ser. Indaga sobre sus estudios y sus logros en esta disciplina. Busca sobre su experiencia laboral y que logros han obtenido.

Mira críticas y reseñas

Las personas están más decididas a contratar los servicios de un profesional si antes han recibido una buena reseña. Por eso es importante que ubiques la sección de comentarios, y veas todas las reseñas que han dejado sus clientes.

Fíjate en las quejas de las personas. Revisa si fueron tratados bien, si tardaron mucho tiempo en la consulta, si el dentista estaba todo el tiempo atento con sus pacientes, y si quedaron satisfechos con los resultados. Esta es una de las mejores formas para confirmar si un odontólogo vale la pena o no.

No te fijes en los precios

Siempre es recomendable buscar un balance entre la calidad y el precio de cualquier servicio, pero es diferente cuando se trata de algo tan delicado como la salud. Los dentistas son conocidos por ser un poco costosos, y esto se debe a todos los materiales y experiencias que se necesitan para poder hacer un buen cuidado bucal.

Sin embargo, siempre que tu presupuesto te lo permite, deberías elegir el mejor servicio sin fijarte tanto en el coste que tenga. Los mejores profesionales siempre cobrarán un poquito más. Si se trata de tus dientes, lo mejor siempre será optar por el mejor servicio.

Evita las franquicias

Las franquicias en realidad no son malas, para nada. Gracias a muchas de ellas es que puedes tener un acceso más fácil y rápido a ciertos tipos de productos. Pero cuando se trata de un servicio tan delicado como lo es la odontología, las cosas cambian.

La mayoría de las franquicias se centran más en ganar dinero, que en ofrecer un buen servicio. Es más recomendable que te alejes de estos negocios y busques a un ortodoncista de los que podrás encontrar en las clínicas familiares o al menos que sí tenga una pasión por su trabajo, y se esfuerce por ofrecer un buen servicio.

Recomienda a los buenos odontólogos

Si pudiste encontrar a una clínica que estaba a la altura de lo que esperabas, o a un dentista que cumplió con todas tus expectativas, entonces has lo posible por recomendárselo a tus conocidos.

La idea es que la visita al dentista sea lo más agradable posible, y que puedas mantener y respetar un itinerario con tu odontólogo. El estado de tus dientes es muy importante, siempre debes hacer lo posible para mantenerlos en buen estado, y eso solo será posible si vas a todas tus citas con un profesional que sea experto en el tema.