Compartir

Cuando nos referimos al mundo del culturismo en general y al mundo del culturismo masculino en particular, tenemos que hacer de manera casi obligada referencia al mundo de los anabolizantes. Y es que es una lacra de una disciplina que podía ser mucho más limpia de lo que es.

Es por ello por lo que nos hemos visto en la necesidad de hablar de los riesgos de los anabolizantes. Unas sustancias que, llegados el caso, nos pueden acarrear una serie de consecuencias lo suficientemente graves como para tomarlas muy en serio.

Los principales riesgos de los anabolizantes

En este pequeño repaso vamos a tratar de ser lo más conciso posible ya que el objetivo del mismo es hacer que tanto los expertos en la materia como los que se están iniciando en estos momentos, conozcan los verdaderos riesgos de los anabolizantes. El primero de todos ellos tiene que ver con la potencial sexual del hombre. Y es que hay estudios de diferentes universidades así como de distintos centros especializados, en los que se demuestra que existe una relación directa entre la impotencia o la esterilidad en hombres y el consumo de este tipo de sustancias.

Continuamos con los riesgos de los anabolizantes y nos vamos al plano psicológico. Porque el consumo excesivo o prolongado de esta sustancia puede provocar un estado de irritabilidad y de ira que puede ser que incluso no podamos controlar en algunos momentos. De hecho, dentro del mundo del culturismo se han dado casos en los que en momentos de máximo tensión los culturistas masculinos han tenido reacciones incluso agresivas.

Pero, volviendo al plano físico, hay que decir que si hay uno de los riesgos de los anabolizantes que tenemos que tener en cuenta por encima de todos, es el de los problemas coronarios que este pueda acarrear. Más que nada por los resultados de numerosos estudios, los cuales, relacionan de un modo directo y sin ningún tipo de paleativos, el consumo de estas sustancias, tanto en periodo de competición como fuera de ella, con algunos episodios que pueden llegar a producir a muerte como puede ser el caso de paros cardiacos o infartos de miocardio.

Como hemos podido comprobar a lo largo de este paseo que hemos dado a lo largo y ancho de los riesgos de los anabolizantes, pensamos que ha quedado meridianamente claro que su consumo puede tener unas consecuencias terribles. Unas consecuencias, que pueden dar al traste con la carrera de cualquier hombre dentro de esta disciplina.
Sin embargo, la buena noticia es que cada día son más los casos en los que las autoridades sanitarias logran retirar del mercado, sobre todo del mercado negro, grandes cantidades de estas sustancias, las cuales, puede originar la muerte de un buen número de personas. No obstante, el problema principal es que todavía son muchas las personas las que quieren tomar un atajo para tener un rendimiento muy superior al que seguramente podrían tener con sus rutinas habituales de entrenamiento. La pregunta es saber si compensa  o no.