Compartir

Los beneficios de la leche materna para los recién nacidos son múltiples y están bien comprobados, es el alimento más idóneo para los niños y, además, refuerza el vínculo entre madre e hijo. Sin embargo, a pesar de su deseo de amamantar a su hijo, muchas madres pueden frustrarse al no producir suficiente leche para su bebé.
Hoy en día, se conocen algunos remedios naturales para producir más leche, y entre ellos se encuentra la utilización de algunas plantas medicinales. Estas plantas, gracias a sus propiedades naturales pueden simular la acción de los estrógenos. Son las plantas que se conocen con el nombre de galactógenas.

Una de las plantas que pueden realizar esta función es el hinojo, que además de estar recomendada para la producción de leche materna también es beneficiosa para aliviar los cólicos de los lactantes, de modo que por medio de la leche se le traspasan al pequeño las propiedades de esta planta. Para consumirlo es mejor tomar una infusión o dos al día, pero no superar el período de un mes. También el anís verde es útil para la producción de leche y para aliviar los cólicos.

Tomar una cucharada de sésamo al día también ayudará a la estimulación, además se puede usar en varias comidas como pan o sopa. En forma de infusión o extracto podemos consumir el cardo mariano, con la ventaja extra de tener resultados excelentes también para el hígado.

Por último, también es aconsejable para “bajar la leche” la alholva y la albahaca. Ambas se pueden tomar en forma de infusión, pero hay muchas personas que no toleran el sabor de la alholva, por lo que prefieren consumirlo en cápsulas, lo que también es una excelente opción.

A pesar de ser remedios naturales es importante que tengamos en cuenta que no conviene tomar en grandes cantidades ni durante periodos de tiempo muy largos, ya que, al estar dando pecho a nuestro bebe, le transferiremos todas las propiedades, y no conviene hacerlo en grandes dosis.

Por otra parte, recordar que, en muchas ocasiones, la falta de leche puede ser causa del estrés, y en una gran cantidad de casos son problemas que se resuelven en las primeras semanas de lactancia. Ser paciente es una de las claves para que la producción de leche tenga éxito, y en cualquier caso conviene ingerir mucho líquido para una correcta hidratación.