Compartir

En las zonas de aguas duras la cal se convierte en una pesadilla. Los restos de cal son de lo más molesto, y, además, afectan a una gran cantidad de aspectos. Para empezar, estropean griferías, superficies de cristal y sanitarios, pero además acortan la vida de los electrodomésticos, como las lavadoras, los lavavajillas o la plancha, con el consecuente gasto que esto supone.
La cal también supone un estorbo para cuidar nuestro aseo personal y para lavar la ropa en condiciones óptimas, por lo que tendremos que encontrar la forma de eliminarla.

Parar saber un poco más sobre esta molesta invasora, como es la cal, te contamos algo más acerca de ella. Su formación se realiza al calentarse el agua por encima de 61ºC, o cuando se deja que se evapore en lugares como pueden ser grifos o duchas. Se forman en ciudades de aguas duras, que contiene grandes cantidades de calcio y magnesio, los que se precipitan fuera del agua para formar la cal. Dicho esto, resulta comprensible pensar que necesitaremos algo que disuelva estos productos.

Más vale prevenir

Un descalcificador de agua es una excelente opción para terminar de raíz con el problema de la cal. Se trata de un aparato que colocamos directamente en la tubería, en la toma principal de agua, de modo que proteja toda la vivienda de la cal.  Con un buen descalcificador conseguirás una total protección para todos tus electrodomésticos.

Además, cuando ponemos un descalcificador en nuestra vivienda, hemos de saber que se instala rápidamente, aunque te aconsejamos que pidas ayuda a un fontanero cualificado. Con un profesional, se trata de un trabajo que no debería durar más que un par de horas.

En cuanto a nuestra salud, también ganamos, pues el agua que obtenemos del descalcificador es totalmente beneficiosa para nosotros. Recibimos el agua sin modificar ninguno de los componentes de la misma, por lo que conserva todas las sustancias buenas para nuestro cuerpo.

A la hora de comprar un descalcificador, te recomendamos que lo compres sin sal, pues el agua tratada por un descalcificador de sal no es potable, por ello será mejor la opción sin sal.

Tipos de descalcificadores

Nos estamos refiriendo principalmente a la vivienda a la hora de hablar de las molestias de la cal, sin embargo, podemos adquirir descalcificadores con diferentes usos.

El descalcificador doméstico protege las tuberías, sanitarios y electrodomésticos de las agresiones de la cal. Además, reduce el gasto de energía en calderas, aguas o calefacción, por ejemplo.

Si el problema es de su comunidad, entonces un descalcificador comunitario es la solución. Hoy en día existen descalcificadores sin tratamiento, simplemente se colocan y te olvidas de la cal. Es idóneo para comunidades que tienen graves problemas de cal.

Otro sector de vital importancia y con riesgos por la cal, es la hostelería, por ello recomendamos un descalcificador adrede para hostelería. Te recomendamos que en este caso optes por un equipo ecológico y libre de mantenimiento. Si tenemos un restaurante o servimos cualquier tipo de comidas, no podemos dejar que la cal estropee nuestros sabores, por no hablar de la vida de nuestros lavavajillas u otros aparatos eléctricos que pueden sufrir las amenazas de la cal.

Por último, los descalcificadores industriales son los más adecuados para grandes complejos o fábricas. Suponen grandes consecuencias, para que estos lugares funcionen a pleno rendimiento optimizando la vida útil de sus electrodomésticos y ahorrando también tiempo y costes. El óxido, la cal, la corrosión, pueden ser factores que afecten a una determinada planta industrial, problemas que acarrean fuertes consecuencias, tan grandes como mayor es la fábrica, y se pueden solucionar con un descalcificador.

Consejos para eliminar la cal

Uno de los remedios más utilizados para eliminar la cal son los ácidos. Tienen el inconveniente de resultar algo peligrosos, por lo que, para usarlos, lo mejor es dejar el trabajo a los profesionales, que sabrán tratar el producto al pie de la letra y según las indicaciones convenientes.

Uno de los ácidos que mejor funcionan para eliminar la cal es el vinagre, que además podemos obtener en casa fácilmente. Podemos mezclar agua con vinagre en proporciones iguales para eliminar la cal de una cafetera o de un hervidor eléctrico, donde podemos añadir la mezcla y dejarlo toda la noche. También es conveniente limpiar las mamparas de la ducha con spray de vinagre, y tener una bayeta siempre a mano para no dejar que la cal se asiente y estropee el cristal.

descalcificador

Los grifos es uno de los lugares que más problemas presentan, pues no pueden dejarse al remojo debido a su forma. Lo mejor que podemos hacer es pasar un trapo con un poco de vinagre hasta que desaparezca la cal formada.

El limón es ácido cítrico, y junto con el vinagre forman los remedios ideales para acabar con la cal. Tiene parecidos efectos al vinagre o mejores, y el aroma que deja es mucho más agradable. El ácido cítrico se encuentra en una gran cantidad de frutas, siendo el limón la que mayor concentración consigue, por lo que es conveniente que utilicemos el limón para eliminar la cal.

El limón será muy útil para limpiar las lavadoras y lavavajillas, para hacerlo deberemos poner un ciclo en la lavadora con agua caliente sin ropa dentro, con una tacita de jugo de limón donde iría el detergente. De igual forma lo haremos con el lavavajillas. Si queremos podemos añadir también vinagre para que la mezcla resulte más efectiva.

Para los grifos será mejor empapar un paño con jugo de limón, rodear los grifos y dejarlo toda la noche, hasta que la cal se elimine por completo.

Existen otra serie de ácidos que se pueden utilizar para quitar la cal, pero no son tan recomendables como estos dos. Entre ellos se encuentra el salfumán, un producto con el que debemos temer especial cuidado ya que puede quemar la piel. Dejando a un lado el limón o el vinagre, lo mejor será que los demás productos se los dejes a profesionales.