Compartir

Cada año entre el 15 de julio y el 15 de agosto protegerse del sol es una necesidad. En este periodo de temperaturas altas apetece descansar en la playa o irse de excursión por la montaña para intentar pasar un día fresco.

Estos 30 días son conocidos como la canícula. En las próximas líneas te vamos a contar un poco qué significa aparte de darte a conocer otros conceptos meteorológicos.

¿Qué es la canícula?

La canícula (también conocido como período canicular) es el momento del año en que se alcanza la temperatura más alta del año. En España es del 15 de julio al 15 de agosto. 

Una de las razones del por qué es la etapa más calurosa del año radica en el hecho que la posición del sol es todavía alta. A esto se le suma el efecto de recalentamiento de la tierra a consecuencia de la persistencia de la fuerte radiación solar y la de la acción termorreguladora que provocan los mares y océanos.

Al inicio del verano, los mares y los océanos aún no han alcanzado su mayor temperatura superficial y su efecto refrescante ayuda a que el termómetro no suba tanto. Además, la tierra no ha sido capaz de acumular tanto calor como lo hace en las siguientes jornadas y semanas, cuando todavía los días son muy largos.

En el momento en que estos dejan de llevar este efecto refrescante, se produce la canícula. Ésta acaba como consecuencia de varios factores, como la reducción de las horas con sol y la posición de este astro, que no desprende tanto calor.

¿Son lo mismo las olas de calor y la canícula?

Aunque la canícula sea la temporada más calurosa, no se puede decir que es lo mismo que una ola de calor.

Las olas de calor son unos fenómenos meteorológicos que se caracterizan por:

  • Las temperaturas mínimas y máximas superan las medias registradas en la zona para la fecha en cuestión. Por ejemplo, no son lo mismo 37 grados en Sevilla (algo normal en verano) que 37 en Oviedo.
  • La duración tiene que ser como mínimo de 4 días. Es decir, las temperaturas se deben mantener por encima la media unos días, ya que en un día el cuerpo humano apenas nota los efectos del calor. Sin embargo, si es duradero sí que puede que se tenga que cambiar la rutina.
  • Las olas de calor tienen que afectar varias provincias. Si solo es en un punto determinado donde se registra las temperaturas altas, no se le puede llamar ola.
  • Estos fenómenos pueden afectar la salud de las personas, hasta provocar la muerte a las más delicadas. 

¿Cómo se puede medir el tiempo?

Con el avance de la tecnología es posible tener en casa una estación meteorológica que te ayude a captar datos meteorológicos sin la necesidad de consultar Internet u otros medios. 

Algunos de los mejores modelos del mercado son la estación meteorológica Oregon o Froggit. Estos, aparte de conocer la temperatura y humedad interior y exterior, también recogen información sobre la dirección y velocidad del viento, la presión atmosférica y la pluviosidad.