Compartir

En el derecho, la minuta notarial es la redacción de un borrador o modelo cuya función es contemplar la transcripción de un contrato, un documento de compra y venta, y la aceptación o rechazo de una herencia con ayuda de un notario.En este sentido, el notario es el abogado profesional que debido a sus funciones puede elaborar con autorización los documentos. El trabajo del notario es dar fe de las acciones estipuladas en la minuta, emitir las redacciones finales y otorgar los documentos auténticos.La minuta notarial es escrita con el fin de estipular la descripción de la actividad legal que se quiere realizar. Posteriormente, el notario la eleva a una ante una escritura pública con los fragmentos de ley correspondientes, las clausulas necesarias, el sello húmedo y la firma en las hojas con membretes.Cualquier documento debe contener la veracidad que se requiere para ser presentado en un Registro Público con la veracidad que se requiere. La minuta se suele utilizar cuando las personas desean aceptar o rechazar una herencia de forma voluntaria y libre después del fallecimiento del antecesor de los bienes.

¿Qué es la aceptación de una herencia? 

En la escritura de la minuta notarial aceptación herencia se recogen las declaraciones y acciones a voluntad de los designados a heredar, tanto desde la ley como por pactos sucesorios o testamentos.La minuta de la aceptación de una herencia es el instrumento público, veraz y legal. Debe ser suscrito por el notario que otorga la manifestación legítima definitiva de una persona que precisa su aceptación de la titularidad de los bienes, derechos y obligaciones de la herencia.

Formas de aceptar una herencia

Existen dos métodos de aceptación y partición del caudal hereditario en España, de acuerdo con el Código Civil las formas de adquisición de la herencia una vez se haya aceptado son las siguientes:

Aceptación simple

Es la aceptación de alcances ilimitados, los herederos aceptan los bienes del difunto con todas las responsabilidades, derechos y obligaciones como nuevos titulares del patrimonio, incluyendo la respuesta a las deudas desde los bienes hereditarios y los bienes propios.Este tipo de aceptación puede ser de dos tipos:

  • Expresa: la herencia es aceptada y repartida con la ejecución de un documento público y legal como la minuta notarial.
  • Tácita: es una aceptación realizada por medio de las acciones netas y voluntarias del heredero las cuales tienen que ver con el pago de las deudas, venta de los bienes, entre otros.

Aceptación a beneficio de inventario

Tiene efectos ilimitados ya que los herederos logran que las deudas contraídas por la herencia sean subsanadas con los bienes de la herencia. En general no suelen comprometer a los bienes propios.Los bienes personales del heredero se conversan a pesar de que los activos del antecesor no sean suficientes para el financiamiento de las deudas. Por lo tanto, es la mejor manera de aceptar y distribuir una herencia.

Diferencias entre la aceptación y la partición de la herencia

Si bien la aceptación de una herencia es un acto teórico relacionado con el paso práctico de la partición, ambos se consideran gestiones legales diferentes. El proceso por el que atraviesan los herederos para adquirir o denegar bajo la ley su condición de heredar, es la aceptación de la herencia.En primera instancia, es un acto individual de cada uno de los beneficiarios que asumen en su totalidad los bienes. Es decir, no es posible aceptar una parte sino todo el caudal correspondiente.A su vez, la partición del patrimonio es la acción final que se encarga de repartir conjuntamente los bienes entre los herederos y liquidar las deudas para el disfrute de las propiedades. Lo ideal es que ambos pasos sean ejecutados el mismo día por el notario y los sucesores en un acto unánime y libre.

¿Por qué es importante la minuta notarial?

Los fragmentos notariales de la minuta son importantes porque contemplan la aceptación de una herencia, la partición de los bienes y la adjudicación del legado. Es una manifestación formal y sencilla que define la voluntad de los legatarios y funciona para distribuir las porciones en base a las leyes, normas y cláusulas.La minuta refleja las designaciones legítimas y virtuosas de las personas que se nombren sucesoras del caudal hereditario en el testamento o pacto sucesorio. Si no hay un testamento, se atribuyen los herederos conforme a lo que expongan los artículos del Código Civil.Por otro lado, la minuta garantiza la conservación y preservación de los bienes enlazados a la herencia. En España, es importante mantener la protección del patrimonio ya que es símbolo del valor sentimental y de la riqueza social que va trascendiendo de generación en generación.En el derecho civil español, se ofrecen las minutas notariales de la aceptación de una herencia como una forma de declarar y determinar las nuevas titularidades haciendo hincapié en las cargas y obligaciones que conlleva.