Compartir

El origen de estos incendios con toda certeza viene de las acciones del hombre en buena parte, el inminente cambio climático es otra de las razones, grandes urbanismos desarrollados en las cercanías de zonas boscosas son la correspondiente distancia prudencial o la falta de mantenimiento de los cortafuegos han abonado el terreno para incendios verdaderamente dantescos.

El desorden climático hace prácticamente impredecibles las lluvias en las zonas mediterráneas, por otro lado, el cambio climático se manifiesta de diferentes formas, unas más conocidas que otras, los incendios, olas de calor, sequías y huracanes pertenecen a los catalogados como extremos y los impactos de estos cambios se ven con más énfasis en las zonas templadas donde estos son abruptos y muy evidentes.

De hecho en estas zonas donde impera el clima mediterráneo es ahora más común observar la presencia de grandes y catastróficos siniestros que arrasan con grandes hectáreas, donde se manifiestan sequías extremas y se somete a la vegetación que en otros tiempos se originó con condiciones climáticas totalmente distintas y favorables a unas altísimas temperaturas haciendo hostil su supervivencia y muchas veces generando su destrucción.

cambio climatico ayuda a que se propaguen los incendios

Después tenemos la población generalizada de espacios para la creación de urbanismos, lo cual desplaza a los habitantes naturales de zonas rurales y permite el crecimiento de las masas forestales sin ningún tipo de control ni gestión, lo que da origen a grandes incendios.

De hecho, en California lo mismo que en España, la superficie forestal se ha expandido entre el 30% y el 40%.

Esto aunado al desorden urbanístico ha dado pie a que se entremezclen de forma muy peligrosa lo urbano con lo rural, aumentando los niveles de riesgo a la hora de algún incendio, más cuando las construcciones son de madera o cuando no hay una separación suficiente entre el urbanismo y la zona boscosa, ausencia de cortafuegos o falta de mantenimiento de estos.

En regiones como Sudamérica, los incendios se originan para hacer espacios a haciendas de cría de ganados, en otras se queman bosques para sustituirlos por cultivos aunque muchos de esos suelos generan importantes emisiones de CO2 altamente perjudiciales para el ambiente.

Los grandes incendios tienen lugar porque cuentan con más combustible para quemar que antes y en consecuencia generan emisiones de CO2 equivalentes al 20% de todas las que se originan por los medios de transporte.

Expertos señalan que un 96% de los incendios es provocado, intencionalmente o no, por el ser humano, por ejemplo, en el Noroeste de España se acostumbra usar el fuego para eliminar residuos agrarios, sotobosque y los matorrales y esto puede tener efectos fatales dados los cambios climáticos, sequías extremas y poca capacidad de la población rural para hacer frente al fuego, esto entre otras cosas.

Se hace necesario tomar medidas macro y no micro para poder hacer frente a los desproporcionales incendios que tienen lugar hoy en día.