Compartir

Este centro implementa los principios de STEM en la educación para fomentar la comprensión, la innovación y la educación cohesiva entre los estudiantes

“Javier quería crear un lugar donde los niños obtuvieran experiencias prácticas con STEM fuera del ámbito escolar, a través de la diversión como vínculo de aprendizaje”. Javier García es licenciado en CC Química por la Universidad Autónoma de Madrid y tiene una amplia experiencia como formador en materias tradicionales de física, química y matemáticas. Esta suma de condiciones específicas que reúne su perfil le han hecho el creador de Robotic Lab, una empresa madrileña cuyo objetivo es impulsar las capacidades tecnológicas, creativas y de diseño de los más jóvenes utilizando tecnologías de vanguardia. 

Y es que formación y diversión no deben estar reñidas, más aún cuando la meta es que los jóvenes aprendan a pensar por sí mismos a partir del uso de prácticas menos habituales como la educación STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés). Aunque utilice estas ciencias concretas, este método de aprendizaje puede ser aplicado en múltiples sectores porque contribuye a la resolución de problemas reales, con el valor añadido que lo hace a través de actividades de aprendizaje práctico y diseño creativo. Según los profesionales, las materias STEM se complementan entre sí, por lo que la implementación de sus principios en la educación permite una mayor comprensión, innovación y una educación cohesiva entre los estudiantes.

El método de aprendizaje STEM contribuye a la resolución de problemas reales a través de actividades de aprendizaje práctico y diseño creativo

Uno de los platos fuertes de este proyecto es confiar en los más peques y ofrecerles herramientas para que se introduzcan en entornos mucho más específicos. De este modo, les da la posibilidad de tener un primer contacto de Robótica Educativa Madrid, cuyas actividades están diseñadas para que empiecen a conocer el mundo de la robótica, la programación o la tecnología. Es decir, es una inversión a largo plazo que pretende empezar a crear a los genios del futuro.

Esta idea es ideal para niños o niñas que de bien pequeños muestran interés por estos tipos de tecnología – aunque también para aquellos que en lugar de interés tengan capacidades más o menos evidentes. ¿Pero exactamente, cómo funciona todo este nuevo entorno de aprendizaje tecnológico? Cabe decir que la robótica educativa utiliza kits de robótica, software de programación y computadoras como herramientas de aprendizaje práctico con el fin de crear un entorno de aprendizaje que pueda mejorar la colaboración y la comunicación entre los estudiantes, las habilidades de resolución de problemas, las habilidades de pensamiento crítico y la creatividad. Es decir, lo que tiene esta alternativa educativa es que a través de elementos que distan de los utilizados popularmente en la educación tradicional intenta generar vínculos que hagan que los niños y niñas vayan configurando su propia identidad y puedan desarrollar plenamente sus capacidades, sus habilidades y su propia autoestima. Es un servicio que pueden contratar colegios, academias o hasta centro lúdicos. ¿Por que qué mejor que aprender a través del diseño, la construcción y la programación de robots?

Como actividad complementaria y por ser colaborador de la Fundación 3M España, este proyecto también se sirve de la Realidad Virtual para despertar la vocación de los alumnos de la ESO por las disciplinas STEM. A través de 4 experiencias basadas en 4 disciplinas, los estudiantes colaboran entre sí para completar una serie de retos para acercarse al conocimiento. ¿Lo mejor? Acceder a esta es totalmente gratis para colegios e institutos.

También podrás contratar clases particulares en diferentes modalidades 

Las asignaturas de ciencias, fórmulas y números normalmente son las que más se les atragantan a la gran mayoría de niños y jóvenes. Robotic Lab es consciente de ello, por lo que también ha impulsado un programa de clases particulares para que los estudiantes se sientan más seguros que nunca en las respectivas materias. Tecnología, matemáticas, física o química, todas ellas explicadas por profesores especializados en las áreas correspondientes para todos los niveles de Primaria y de la ESO que podrán moverse por Madrid o por cualquier otro lugar del territorio español.

Pero el valor añadido del proyecto de Javier García es que no solo ofrece clases particulares presenciales en las que los profesores se desplazan para impartir la clase, sino que también ha fomentado las clases particulares online de las mismas materias, también para todos los niveles de Primaria y la ESO, y por web cam. Es decir, este método se adapta a los estudiantes y a sus extraescolares, ya que podrán realizarlas a cualquier hora y sin salir de casa.