Compartir

Seguro que muchos de vosotros, como buenos aficionados al culturismo que sois, habéis buscado en alguna ocasión esas rutinas que os permitan conseguir una buena hipertrofia.

Pero no solo buena sino también una hipertrofia de calidad ya que no todas las rutinas lo van a lograr del mismo modo.

En consecuencia, podemos decir que no por el mero hecho de tener un conjunto enorme de pesas o de aparatos de entrenamiento, vamos a obtener unos mejores resultados.

Es por ello por lo que os vamos a dar las dos claves básicas de la hipertrofia. Algo que si no es de calidad nos vamos a resentir cuando llegue el momento de la competición.La tensión intramuscular como base de la hipertrofia.
El primer aspecto que debemos tener claro es que la tensión intramuscular no es otra cosa que el esfuerzo necesario que tenemos que hacer para generar una cierta cantidad de fuerza.

Y, como sabéis, y si no lo sabéis os lo decimos aquí, la fuerza no es otra cosa que la masa por la aceleración.
Dicho esto, a nadie se le escapará ya que para aumentar esa tensión intramuscular, la cual, nos va a proporcionar una mejor hipertrofia, conviene aumentar la masa, es decir, los pesos que vamos a utilizar dentro de nuestro entrenamiento, o la aceleración con la que vamos a practicar los ejercicios.

Ni que decir tiene que si logramos ambos parámetros podremos conseguir una hipertrofia mucho más definida.El tiempo total bajo tensión
Este es el segundo pilar sobre el que vamos a poder sustentar la consecución nuestra hipertrofia. Y es que el tiempo que tengamos a nuestro cuerpo bajo tensión va a ser un tiempo que vamos a poder aprovechar para que nuestro organismo se adapte a estas condiciones por lo que los resultados, dentro del largo plazo va a dar mejores resultados.

Eso sí, tenemos que tener en cuenta que este tiempo que vamos a estar bajo tensión en ningún momento debe superar nuestra capacidad de recuperación ya que de lo contrario lo que estaremos haciendo será sobrecargar nuestro cuerpo haciendo que la hipertrofia sea de peor calidad y exponiéndonos al mismo tiempo a un sinfín de lesiones musculares.

En conclusión, lo que tenemos que hacer es llegar a un compromiso entre el tiempo que vamos a estar trabajando y el peso con el que vamos a estar entrenando. Un peso que en función de él vamos a poder asumir una mayor aceleración a la hora de realizar los ejercicios por lo que en muchos casos puede ser mejor utilizar un peso moderado y poder hacer el ejercicio con una mayor aceleración.
De todos modos, una recomendación que tenemos que hacer de un modo o de otro es que la mejor manera de conseguir una buena hipertrofia con este sistema es tener siempre cerca un entrenador personal, el cual, nos puede guiar a la hora de elegir los pesos adecuados así como los ejercicios que debemos utilizar para cada grupo de músculos. Y tú, ¿qué tipo de ejercicio practicas?