Compartir

Cada día son más las personas las que creen que el hecho de ser autónomo puede ser su tabla de salvación dentro del mundo laboral. Y es que trabajar en un proyecto propio siendo jefe y empleado a la vez puede llegar a ser muy beneficioso pero al mismo tiempo también muy sacrificado. De ahí que sea tan importante seguir estos pilares básicos.

Hay que tener un plan realista y detallado

Como si de una empresa se tratase, el autónomo tiene que tener un plan de su negocio con las menores fisuras posibles. Y es que no solo tiene que contar con una posible financiación inicial sino que también tiene que ver cuáles pueden ser sus líneas de negocio así como las posibles alianzas con terceros.

Las cuentas son lo primero

Para un autónomo, el hecho de llevar siempre al día los gastos y los ingresos es de vital importancia. De ahí que siempre se recomiende tener un software de modo que pueda tener todo esto al día. Es la única manera de saber si un gasto es viable o de saber si un cliente es rentable.

Organizar las tareas diarias es de vital importancia

Tener un “planning” diario es vital. De este modo se podrá saber qué tareas hay que llevar a cabo. Es muy importante porque además te permite conciliar tu vida personal y no dedicarle a tu proyecto un número excesivo de horas con todo lo que ello implica,

El cuidado del cliente es básico

Los clientes son la base de un autónomo. Es por ello por lo que hay que cuidarlos sin lugar a dudas. De ahí que tener siempre algún canal de comunicación abierto como un correo electrónico o un teléfono sea muy interesante. Ello notarán que siempre estás cerca y te confiarán más proyectos a medio plazo.