Compartir

Lejos de ser una pregunta que implique una falta de respeto, tenemos que decir que es una cuestión que muchas personas se plantean. Y es que, como vamos a ver a continuación, en muchos casos, el éxito de un youtuber no radica en la calidad del contenido que ofrece, sino que radican en el porcentaje de su vida personal que hace público. Es por ello por lo que muchos seguidores de estas personas aseguran que lo que más les gusta de ellos es su afán de protagonismo y su afán de exhibir su vida.

Cuando el contenido no es una prioridad

Para los que seguimos diferentes canales de YouTube, tenemos que decir que de un tiempo a esta parte, por mucho que nos quieran hacer ver lo contrario, no se está cuidando para nada el contenido de los vídeos. No informan, no dan consejos y no aportan nada nuevo a una comunidad que se podría nutrir de una buena cantidad de conocimiento. Los youtubers más reconocidos se caracterizan por ser estridentes, por tratar de hacer reir a sus seguidores y por llevar a cabo algunas acciones que poco o nada tienen que ver con un contenido de calidad. Introducirse en una piscina hinchable repleta de aperitivos salados, gritar hasta no poder más, disfrazarse de un héroe de cómic o sencillamente gastar bromas telefónicas que no solo son de mal gusto sino que no son nada originales.

Esta es la realidad. Atrás parece que quedaron otros canales en los que se aporta una información de mucha más calidad. Sin embargo, y las estadísticas nos remitimos, cada vez son más las personas las que valoran una buena información que un canal que se parezca mucho a un Gran Hermano permanente aunque, visto lo visto, habrá que ver cuál es la tendencia de las personas que crean canales de YouTube para obtener algunos beneficios.