Compartir

Conciliar el sueño puede llegar a ser un auténtico placer. Más allá de dormir durante las horas que los profesionales de la salud aconsejan –variando la cifra en función de la edad de las personas– también entran en juego otros factores para que la experiencia en la cama sea gratificante en todos los sentidos.

Un claro ejemplo reside en la ropa. En otros tiempos era habitual que las féminas se fueran a dormir con atuendos inapropiados, pero en pleno 2019 cada vez son más numerosas las chicas que, antes de acomodarse en la cama de su habitación, dedican los minutos que sean necesarios a valorar qué prendas son las más adecuadas para cada noche en concreto. ¿También es tu caso? De ser así puedes dejarte llevar por las tendencias en moda que actualmente están en boca de todas.

Ropa deportiva: comodidad y máxima transpirabilidad

La primera tendencia guarda relación con hacer uso de ropa deportiva en la cama. En efecto, este tipo de atuendos sirven para mucho más que practicar todo tipo de disciplinas, tales como fitness y running. Y es que los mismos hacen gala de una serie de características que les convierten en elementos ideales para acompañar a las féminas en sus sesiones de descanso nocturno.

Uno de los aspectos de mayor trascendencia es lo cómodos que resultan. Es probable que en más de una ocasión, al meterte en la cama, hayas tenido que salir prácticamente de inmediato tras comprobar que una de las prendas te resultaba incómoda por unos u otros motivos. Afortunadamente ello nunca sucede con la ropa deportiva femenina.

¿Sabías que está considerada por muchas chicas como la más cómoda de todas? Ello da pie a que surjan menos dificultades a la hora de conciliar el sueño, especialmente al decantarse por modelos de buena calidad como los de la colección Doutzen deporte.

Pero aquí no terminan las ventajas que proporcionan en comparación con otros productos de moda. A todo ello hay que sumar un alto nivel de transpirabilidad, lo cual no es de extrañar teniendo en cuenta que los materiales utilizados para su fabricación están pensados para evitar en la medida de lo posible la sudoración excesiva durante la práctica de ejercicio físico.

Es por este motivo que elementos como tops, sudaderas, mallas y pantalones cortos a día de hoy son utilizados por muchas mujeres para irse a la cama tanto en invierno como en verano y el resto de estaciones del año.

Dormir con sujetador, una elección cada vez más popular

Entre las chicas suele surgir frecuentemente un debate que se resume en dormir con o sin sujetador, pero lo cierto es que la primera opción sacada a colación paulatinamente va adquiriendo una mayor popularidad no solo en Madrid, sino también en el resto del territorio español. Así lo demuestra el aumento de ventas de sostenes nocturnos.

¿A qué es debido su auge? Principalmente a la necesidad de sentirse arropadas, la cual es compartida por muchas mujeres. En este sentido los sujetadores les resultan de gran ayuda, aunque conviene que el mismo presente ciertas características con tal de que la experiencia sea sinónima de confortabilidad en estado puro.

Por ejemplo, los aros han de ser olvidados por completo, prescindiendo de los modelos que sí los implementen. A su vez, es mejor decantarse por aquellos que tienen una textura completamente lisa, lo cual será agradecido por la piel de los senos especialmente si se duerme de lado. Por último, el material más recomendable es el algodón precisamente para dar pie a que los pechos transpiren sin dificultad alguna.

El éxito de los pijamas de lana merina

Hasta hace poco la etiqueta de “cien por cien algodón” era una de las más demandadas por las chicas madrileñas, pero en los últimos tiempos a dicho material le ha salido un duro competidor. Se trata de la lana de oveja merina, un tipo de tejido que está presente en algunos pijamas para mujer.

Su éxito no para de aumentar, siendo diversos los motivos que están conllevando tales números de ventas. Uno de los factores más reseñables hace referencia al aislamiento térmico que es idóneo para cualquier época del año. En los meses invernales en los que nos encontramos actualmente el cuerpo de la chica permanece caliente en la cama, mientras que en pleno verano se evita pasar calor gracias a la excelente capacidad de adaptación del citado material.

Por si fuera poco su transpirabilidad, siguiendo el ejemplo de la ropa deportiva anteriormente mencionada, también es máxima, tratándose de un atuendo idóneo para gozar del descanso nocturno que tan necesario es independientemente de la edad de la susodicha.

En lo que al tacto se refiere está caracterizado por ser suave y agradable, así que el conjunto presume de todo aquello que prácticamente cualquier mujer busca en una prenda para irse a la cama y pasar horas ataviada con ella.