Inicio Magazine Unas gafas progresivas no es sinónimo de caro

Unas gafas progresivas no es sinónimo de caro

13
0
Compartir

Con el 40 cumpleaños, es común comenzar a presentar los primeros signos de presbicia. Este es un defecto refractario, diferente a la miopía, el astigmatismo y la hipermetropía.

Para sobrellevar la nueva condición ocular, los expertos recomiendan el uso gafas progresivas. De igual forma, se aconseja realizar una visita anual al óptico a fin de garantizar la salud visual ante el paso de la edad.

No obstante, las palabras gafas progresivas, suelen asociarse con precios elevados. Pues, durante mucho tiempo ha existido la falsa creencia de que este tipo de gafas son muy caras.

En realidad, el precio de un par de gafas progresivas varía dependiendo de diversos factores, entre ellos la tecnología empleada en su elaboración. El grado de optimización visual obtenido también puede influir en el precio de las gafas. Y desde luego la complejidad de la condición visual del paciente es otro aspecto que se debe considerar.

Afortunadamente, el mercado actual ofrece gran variedad de gafas progresivas a precios asequibles. En este sentido, cuando de buscar óptica en España se trata, lo ideal es acudir a expertos como el Instituto Superior Ocular (ISOCU).

Las lentes KODAK Lens, un referente en el mundo de la salud visual y la constante inversión en I+D han permitido enfocarse en los factores claves. De esta forma, ha logrado reducir la cadena de distribución, centrándose en el usuario. Este sistema de distribución directa, sin intermediarios, favorece considerablemente el coste de las gafas progresivas.

Además, sólo los profesionales de la salud visual son capaces de brindar la asesoría correcta, a fin de obtener las gafas indicadas. Para ello, el especialista evaluará factores tales como la graduación del campo visual y la naturaleza de las labores diarias. Finalmente, obtener las gafas progresivas de la mano de profesionales incide positivamente en la calidad de las gafas.

Precio de las gafas progresivas

Sin lugar a dudas, las gafas progresivas son la opción más conveniente cuando de presbicia se trata. No obstante muchas personas tienen dudas respecto a cómo elegir unas gafas progresivas. Pues, si bien estas son gafas multifocales tienen la apariencia de monofocales comunes, sus beneficios son mayores.

En este sentido, las gafas progresivas son una de las soluciones visuales más avanzadas en el mercado. Estas permiten ver bien a cualquier distancia. Al prescindir campos de graduación acotados, se puede pasar de una zonas de visión a otra fluidamente.

Siendo así, es posible mirar distancias cercanas, intermedias o lejanas con un simple movimiento de ojos. Además, la ausencia de estas muescas o hendiduras brindan una apariencia más atractiva del cristal y las gafas en general.

Todas estas características y peculiaridades de las gafas progresivas, tienen un impacto sobre su precio. Además, dado que no todas las lentes progresivas son iguales, el coste de las mismas puede variar de un par a otro.

Así, entre los elementos que contribuyen a determinar el precio de un par de gafas progresivas, se encuentran las características de la lente. Pues, según el tratamiento específico durante su fabricación, es posible obtener mayor o menor espacio entre cada campo de visión.

Sin embargo, la mayor garantía de un precio moderado en la compra de gafas progresivas, radica en el modelo de distribución de este producto. Así, adquirir gafas progresivas en ISOCU es una excelente opción si se desea obtener la mejor relación entre precio y calidad.

Este grupo de expertos en soluciones ópticas, se encargan de evaluar las necesidades de cada cliente. Posteriormente proponen las gafas adecuadas, las fabrican y finalmente llegan directamente a manos del cliente desde el laboratorio. Así, al prescindir de intermediarios, pueden ofrecer el mejor precio posible en la compra de gafas progresivas.

La montura ideal para tus gafas progresivas

Otro paso importante en la adquisición de gafas progresivas es la selección de la montura. Estas definen el estilo de las gafas, reflejando así la personalidad de quien las usa. Además, del aspecto estético, la montura a escoger guarda relación directa con las necesidades de los pacientes présbitas.

En este sentido, se aconseja el uso de monturas de marco amplio siempre que se trate de gafas progresivas. De esta forma podremos dedicar un campo más amplio para la visión de cerca y conseguir una transición más natural entre las diferentes graduaciones de la lente. Esto se debe a que el lente dispondrá de mayor espacio para ello.

De esta forma se logra una transición más sutil entre un campo visual y otro. La altura ideal de la lente debe superar los 30 milímetros. Así, se obtiene una relación ideal entre el campo de distancias cortas y el campo de distancias largas.

No obstante, la tecnología en el campo de la optometría ha evolucionado hasta el punto de ofrecer gafas progresivas de montura pequeña. Esto sin menoscabo de la calidad de la gafa. Desde luego, el uso de este tipo de tecnologías avanzadas incidirá en el precio total de las gafas progresivas.

Por tal razón, la elección de las monturas es un importante aspecto a considerar cuando se evalúa el precio de las gafas progresivas. Sin embargo, se debe otorgar mayor importancia a las recomendaciones de los expertos, sobretodo en los temas vinculados a la formulación de los cristales, así como en la elección de la montura.