Compartir
Quien más y quien menos tenemos ciertos complejos con nuestro físico que muchas veces, si no le ponemos solución pueden acarrearnos con graves problemas de autoestima. Por suerte, en estos últimos años, la ciencia y la medicina han avanzado de tal manera que acabar con esos pequeños complejos que podemos tener es bastante sencillo, con operaciones estéticas simples.
 
El aumento de pecho, la operación de estética más demandada en España
La operación de aumento de pecho o mamoplastia de aumento es la operación más solicitada por las españolas, de entre 18 y 45 años de edad, esta intervención se realiza principalmente para incrementar el pecho debido a disponer de poco por propia constitución o por la pérdida de volumen después de embarazos o pérdidas de peso.
Los meses en que más operaciones de este tipo, y de hecho los ideales son durante el invierno, puesto que la recuperación total de la paciente es unos 6 meses después para que pueda lucir en perfecto estado, llegando ya casi al verano que es cuando más lo vamos a lucir debido a la ligereza de la ropa y al uso de prendas de baño.
 

Ponernos en manos de un buen profesional, requisito indispensable

Al ser una operación estética con mucha demanda, el aumento de pecho o mamoplastia de aumento ha avanzado enormemente y las operaciones son mucho menos agresivas, pero es muy importante fijarnos más en el prestigio de la clínica o del cirujano así como en si sus resultados son naturales que en los precios. España puede enorgullecerse de tener un muy alto nivel en sus cirujanos plásticos, de manera que lo aconsejable es ponerse en manos de un buen profesional de la cirugía que sea capaz de controlar cualquier complicación que pueda surgir en la operación.
 
Siempre que se realiza una intervención tiene que haber un estudio preoperatorio previo, en el que se incluyan todo tipo de pruebas y analíticas necesarias, de ahí la importancia de contar con un buen profesional de prestigio. Realizarnos un aumento de pecho en Madrid con un buen equipo, es posible gracias a centros como Estética Castro Sierra, donde cuentan con un equipo con muchos años de experiencia realizando intervenciones de aumento de senos, siempre con gran éxito y teniendo en cuenta las necesidades específicas de cada paciente, con resultados altamente satisfactorios, consiguiendo un aumento de pecho natural, estético y de rápida recuperación.
 

En qué consiste un aumento de pecho

El aumento de pecho es una intervención quirúrgica en la que se injerta un implante de mama en el seno, con el fin de aumentar su tamaño y armonizar su forma y aspecto. Es una cirugía que ofrece muy buenos resultados en pacientes que desean aumentar el volumen de sus senos, sometiéndose a una cirugía de pechos con implantes, con la que conseguiremos una talla de senos deseada, por medio de una intervención. En una operación de aumento de pecho el resultado depende completamente de la técnica utilizada, así como de la calidad de los implantes de mamas, por ello es importante acudir a un centro de prestigio, donde nos garanticen el mejor resultado.
 

¿Qué tipo de prótesis mamarias hay en el mercado?

El aumento de pecho puede llevarse a cabo con diferentes tipos de implantes, lo más habitual es hacerlo por medio de implantes, aunque en algunos casos se utilizan injertos de grasa para aumentar el volumen del seno.
 
Los tipos de implante más habituales en España son los de prótesis redonda, anatómica, suero salino, gel, cobertura lisa o cobertura rugosa, dependerá del resultado que queramos conseguir el uso de una u otra y de nuestra anatomía, escogiendo la más adecuada puesto que esta decisión nos acompañará durante mucho tiempo.
 

Resultado deseado

Son un total de 3 factores que influirán en el resultado de una operación de pecho: el estado del pecho previo a la operación, el implante y la técnica utilizada por el cirujano. Un buen cirujano será capaz de conseguir un resultado armonioso y minimizar el efecto visual de la cicatriz, así como el tipo de implante que nos hayan puesto, pero sin lugar a dudas es el estado previo a la operación lo que más influirá en el resultado, cómo tenemos la piel, el volumen previo, la caída, la forma del seno o la separación entre un seno y otro, haciendo una buena valoración de todas estas cuestiones podrá el cirujano ofrecernos un resultado deseado.
 
Por ello, aprovechando que el invierno está a punto de entrar y que tenemos más de 6 meses por delante hasta el verano, ahora es sin lugar a dudas el mejor momento para realizarnos este tipo de intervención estética y acabar con los complejos de una vez, para poder lucir un escote bonito, natural y elegante con la seguridad que nos dan las manos de un profesional.