Compartir

Llevar a cabo algunos fetiches sexuales puede producir mucha satisfacción y ser saludable para el hombre

Si nunca has solicitado los servicios de una escort has de saber que se trata de profesionales cuyo principal objetivo es ofrecer acompañamiento y diversión a sus clientes. Hay escorts que acompañan a hombres a fiestas, eventos o viajes y otras ofrecen sus servicios en la intimidad, ayudando a que se hagan realidad las más diversas fantasías sexuales. Con la ayuda de Mi pasión, portal online especializado en contacto de mujeres y servicios de escort, vamos a conocer en este artículo qué fantasías sexuales son más frecuentes en los hombres, así como las más originales.

Las fantasías sexuales más comunes en los hombres

Según explican las propias escorts, muchas de las cuales pueden ser contactadas en el portal de Mi Pasión, los siguientes fantasías sexuales son las que más les proponen los hombres para ayudarles a llevar a cabo:

Pies.  El fetichismo de pies es uno de los más habituales que existen entre el género masculino. Los fetichistas de los pies adoran oler los pies de la mujer, tocarlos e incluso lamerlos. Pueden llegar al orgasmo interactuando con los pies de una escort. Las fantasías sexuales asociadas a los pies se han extendido tanto que incluso hay países como Estados Unidos o Brasil donde existen clubs privados que celebran “fiestas de los pies”, en las que son contratadas escorts.

Voyeurismo. Esta palabra procede del francés y significa “el que ve”. El voyeur disfruta observando a otras personas desnudas o realizando el acto sexual sin que él participe en dicha acción. Los psicólogos advierten que el voyeurismo puede convertirse en una patología si se trata de llevar a cabo sin el consentimiento de la otra u otras personas que son observadas.

El látex.  El látex es un material que tiene una larga tradición como objeto de excitación sexual. El fetichista del látex disfruta enormemente viendo a mujeres vestidas con prendas fabricadas en látex. Se trata de prendas brillantes y ajustadas, generalmente de color negro. A los hombres que desean ver cumplida por una escort esta fantasía les encanta el ruido del crepitar del látex, su textura y brillo. Además, el fetichismo puede incluir no solo prendas de vestir sino también objetos como látigos, gorras o antifaces.Por otra parte, el látex es utilizado con mucha frecuencia en prácticas BDSM, que consisten en inmovilizar con cuerdas o vendajes a la pareja. En este caso, entra también en juego el placer sadomasoquista consensuado.

Los piercings.  Además de una tendencia de moda, los piercings pueden convertirse también en protagonistas de fantasías sexuales. En particular, a muchos jóvenes de nuevas generaciones les encanta esta clase de fetichismo. El hombre se excita sexualmente al ver y tocar a la mujer con piercings por todo su cuerpo, incluido en zonas erógenas como los pezones. En terminología profesional, este fetichismo o parafilia tiene el nombre de estigmatofilia y engloba también a los tatuajes.

Las fantasías sexuales de los hombres originales que piden a las escorts

Por otra parte, existen también fantasías sexuales mucho menos frecuentes que son solicitadas a las escorts por parte de los hombres. Son fetichismos originales y que a sus adeptos proporciona gran placer sexual y satisfacción, y les ayuda a sentirse mucho más saludables y con buen estado de ánimo:

Placer de llevar pañales. De entre los más de 500 fetiches que existen en el mundo, la autonepiofilia o placer de llevar pañales es, sin duda, uno de los más extravagantes. Los hombres con esta fantasía sexual disfrutan al llevar pañales y ser tratados por las escorts como sus bebés. Aman y disfrutan al ser tratados como niños pequeños.

Atracción por los payasos. El caso de los payasos es muy curioso pues son tanto objeto de placer como de terror o fobia. En oposición a las personas que sienten un terror acervo por las figuras de los payasos, hay hombres que se excitan sexualmente al ver a las escorts disfrazadas de esta guisa. El nombre científico de esta atracción es coulrofilia y es posible que, tras el estreno de la exitosa película IT, basada en un bestseller de Stephen King, haya ganado nuevos adeptos.

Atracción por los plumíferos.  El anorak de plumas o plumífero es una prenda de vestir muy popular que esta temporada ha vuelto a estar inmensamente de moda, con muchas celebrities convirtiendo las “down jackets” en una pieza predilecta de su fondo de armario. Grandes marcas han apostado por anoraks de plumas muy voluminosos y brillantes para la mujer, que resultan estilosos y funcionales. Pero lo más curioso es que hay un número considerable de hombres a los que les produce placer sexual ver a las mujeres vestidas con estas prendas, y cuanto más mullidas y llamativas mejor. Los fetichistas de los plumíferos sienten placer tanto al llevarlos como al ver que los llevan las mujeres. Su gran fantasía sexual es que una escort baile sensualmente delante de ellos mientras lleva una de estas prendas.