Compartir

Conocer idiomas siempre ha sido un punto extra a la hora de mejorar el futuro profesional de cualquier persona, hoy en día es crucial. 

En la actualidad debido a la globalización que han sufrido muchas empresas, se requiere a sus trabajadores un conocimiento alto de varios idiomas, concretamente del inglés tanto a nivel escrito como a nivel oral. Esto no es de extrañar ya que en cualquier puesto de trabajo se presentarán muchas situaciones para el empleado en las que deba comunicarse en inglés de forma fluida para poder realizar su tarea correctamente, el hecho de no tener un buen conocimiento de este idioma puede conllevar a problemas laborales. 

Por regla general, las empresas que tienen en plantilla a trabajadores antiguos que no tienen un buen nivel de inglés y para su puesto necesitan dicho idioma, les ofrecerán la posibilidad de tomar clases en una escuela de idiomas dónde podrán mejorar su nivel de inglés y que su puesto no se vea perjudicado. En el caso de aspirar a entrar a un puesto en una empresa, esta situación cambia bastante ya que la empresa espera que el aspirante a dicho puesto tenga ya un buen conocimiento de inglés. 

Todo esto ha tenido una repercusión a la hora de realizar las entrevistas de trabajo ya que antiguamente se valoraba positivamente el hecho de hablar o tener algún conocimiento del inglés, haciendo que ese aspirante tuviera puntos extra en comparación con el resto de candidatos. Este panorama ha cambiado radicalmente, hoy en día el hecho de conocer el inglés no se valora como algo extra, más bien se da por sentado que todos los aspirantes tienen un buen nivel de dicho idioma por lo que los aspirantes que no conocen el inglés quedarán descartados al inicio de la selección. 

Una forma muy usada por las personas de recursos humanos a la hora de saber con exactitud que un aspirante tiene el nivel de inglés que especifica en su currículum vitae es cambiar del español al inglés en un punto determinado de la entrevista, sin previo aviso para el aspirante lógicamente. De esta forma las personas encargadas de realizar la entrevista pueden comprobar fácilmente el nivel de inglés que tiene el candidato y por consiguiente si cumple con los requisitos del puesto o no. 

Todo este panorama ha causado en muchos recién titulados una sensación de agobio y estrés por no saber hablar y escribir correctamente el inglés. En esta situación ante todo, no deben tomarse decisiones erróneas como buscar ofertas de trabajo fuera del ámbito profesional que se ha estudiado o bien buscar trabajo en puestos poco cualificados para sus estudios. Todo esto debe evitarse ya que existen muchas escuelas de idiomas en las que se puede mejorar el nivel de inglés asistiendo a clases durante un pequeño periodo de tiempo. 

En primer lugar será necesario que cualquier persona interesada en mejorar su nivel de inglés acuda a un centro de idiomas en el que le hagan un examen tanto escrito como oral para comprobar en qué punto se encuentra dicha persona, recordemos que las escuelas de idiomas manejan diferentes niveles entre los que están el A1, A2, B1, B2, C1 y C2, siendo el A1 el más básico y elemental y el nivel C2 el nivel más alto, indicando que dicha persona se expresa tanto de forma oral como escrita a la perfección. Una vez se ha identificado el nivel que se tiene, será necesario empezar por dicha categoría para ir subiendo poco a poco la complejidad de las clases hasta llegar al máximo que en este caso es un C2. Lógicamente, bajo ningún concepto se debe empezar en un nivel más avanzado del que se tiene ya que las clases serán demasiado complejas como para poder seguirlas y el aprendizaje se verá ralentizado. 

Una buena forma de tomar iniciativa para poder mejorar el currículum vitae y demostrar el conocimiento de un idioma es realizar los exámenes oficiales, los cuales una vez se han superado otorgan a dicha persona un título oficial que confirma a efectos legales su conocimiento de dicho idioma y por supuesto el nivel del mismo. Esto puede tomarse como una motivación para asistir a clases de inglés, en las cuales el objetivo principal será prepararse el examen oficial de Cambridge o Toefl para el nivel deseado.

Sin duda alguna, la conclusión es la misma en cualquier caso, tener una titulación universitaria o un módulo no sirven de nada actualmente si no van acompañados de un título que verifique el conocimiento del inglés.