Compartir

En la capital española prácticamente todo ciudadano cuenta con su respectivo smartphone. Se trata de un dispositivo imprescindible en el día a día, ya que cada vez es utilizado para una mayor cantidad de tareas más allá de establecer comunicación con otras personas. Por este motivo supone un verdadero problema cuando, por unos u otros motivos, deja de funcionar parcial o totalmente.

Ante una caída, golpe y demás contratiempos que mermen la funcionalidad del aparato surgen dos posibilidades: adquirir un terminal completamente nuevo o reparar el que había sufrido daños. En Elige Madrid analizaremos los motivos por los que la segunda opción es mejor en multitud de aspectos.

Factor económico

La competencia en el sector de las reparaciones de móviles en Madrid paulatinamente ha ido a más. A finales de 2019 el nivel es muy elevado, lo cual lleva a los negocios a abaratar al máximo posible sus precios con tal de atraer a una gran cantidad de potenciales clientes.

Antaño, llevar a cabo una reparación de un smartphone suponía un considerable desembolso. En parte ello venía dado por la escasez de determinadas piezas, ya que no muchas personas contaban con un teléfono móvil inteligente a causa precisamente de lo caros que eran en su momento.

Todo cambió conforme los precios de los terminales fueron reduciéndose. Baterías, pantallas, carcasas y otros elementos han pasado a ser bastante asequibles, lo cual se traduce en reparaciones que no exigen una alta inversión con tal de arreglar el aparato telefónico.

Es innegable que en los tiempos que corren, los madrileños le dan una gran importancia al factor económico. Así pues, no es de extrañar que este motivo sea el de mayor peso, lo cual sorprende teniendo en cuenta lo que hemos mencionado en anteriores líneas: los smartphones cada vez son más asequibles.

Sin embargo, el precio de un terminal nuevo sigue siendo superior en comparación con el desembolso que conllevan la inmensa mayoría de reparaciones, a excepción de las más complicadas que se efectúan en dispositivos con los que es difícil tratar.

Rapidez

De poco serviría el hecho de optar por la alternativa más económica si el consumidor en cuestión tuviera que estar varios días sin móvil. En tal caso probablemente acabase optando por adquirir uno nuevo.

Es comprensible, teniendo en cuenta aquello detallado en el primer párrafo: en la actualidad los smartphones se utilizan prácticamente para todo y son fundamentales para el día a día de los madrileños.

En los locales que se dedican a arreglar terminales son plenamente conscientes de ello. Es por este motivo que se vuelcan en cuerpo y alma en llevar a cabo las reparaciones en un tiempo récord sin que ello afecte negativamente a la calidad de las mismas. Todo lo contrario.

De hecho, incluso se ven capaces de ofrecer una buena garantía de sus reparaciones, la cual aumenta o disminuye en función de las piezas abarcadas. Por ejemplo, si te estás preguntando durante cuánto estaría garantizado el dispositivo al reparar la pantalla de mi móvil en Madrid, la respuesta son seis meses en total.

Retomando los aspectos que guardan relación con la celeridad, debe destacarse la amplia experiencia que tienen los profesionales dedicados a la reparación de smartphones. Es precisamente este detalle el que les lleva a ser capaces de arreglarlos en menos tiempo del inicialmente calculado por el usuario.

La llamada de ‘ya puedes pasar a recoger el móvil’, en ocasiones, es recibida al día siguiente, por lo que ni siquiera es necesario hacer uso temporalmente de otro aparato telefónico, a excepción de autónomos y otras personas que necesitan estar siempre comunicables.

En comparación con adquirir un móvil nuevo, los análisis previos para determinar cuál es mejor, amén de la búsqueda para dar con un buen precio, dan pie a que se trate de un proceso más dilatado.

Más respetuoso con el medio ambiente

El cambio climático está en boca de todos. La aparición de activistas mediáticos como la famosa Greta Thunberg ha dado pie a que aumente más si cabe la preocupación de los ciudadanos en lo referente al medio ambiente. Cuidarlo bien se ha convertido en la prioridad de muchos, lo cual es de agradecer por parte de quienes compartimos espacio en este ecosistema.

Una de las acciones que pueden ayudar en este sentido es decantarse por la reparación de un terminal en lugar de optar por comprar otro. La segunda alternativa acarrea el proceso de fabricación del dispositivo en cuestión, contaminándose el planeta durante el transcurso del mismo debido al gran impacto medioambiental que acarrean las instalaciones de las grandes compañías telefónicas.

El nivel de impacto es muy inferior en caso de decantarse por una reparación, incluso si han tenido que desarrollarse repuestos como pantallas, botones y carcasas. Todo ello lleva a una creciente cifra de consumidores a optar por esta alternativa más beneficiosa para la Tierra.