Compartir

Vivir tu sexualidad de una forma plena no debería ser ningún tabú. Contar con los servicios de una escort de lujo puede proporcionarte placeres distintos a los que están acostumbrado y abrirte las puertas a experimentar nuevos juegos eróticos o convertirte en un amante mucho más completo.

El término escort procede del inglés y significa acompañante. El uso de está palabra se ha vinculado a mujeres de alto standing con las que mantener relaciones sexuales. Es decir, las escorts de lujo son personas generalmente con estudios, una belleza evidente pero elegante, que trabajan tanto su cuerpo como su alimentación a conciencia y con las que, al mismo tiempo, puedes tener una interesante conversación. Todo ello sumado a que son profesionales del sexo y, como tal, capaces de ofrecer a sus clientes todo tipo de servicios vinculados con prácticas sexuales.

Las mujeres que trabajan como escorts Madrid son españolas y no lo hacen a tiempo completo sino que compaginan su actividad con estudios universitarios u otros trabajos. Son mujeres preparadas tanto para cumplir las fantasías sexuales más exigentes como, por ejemplo, el acompañamiento a fiestas y eventos de altos ejecutivos. A la hora de escoger una escort para vivir la mejor experiencia sexual, la salud y seguridad es fundamental. En el caso de estas trabajadoras de lujo, tienes la garantía de que, constantemente, se someten a revisiones médicas.

El servicio de una escort va más allá del sexo en sí

¿Has pensado en vivir nuevas experiencias junto a tu pareja? ¿En experimentar nuevas sensaciones y conocer mejor tu cuerpo? El sexo también puede ser una actividad de ocio con un recorrido más allá del coito en sí. De hecho, una cena romántica, un masaje sensual, una ducha erótica o un streaptease también puede cumplir tus fantasías o, al menos, son preliminares que alargan y mejoran la experiencia.

Uno de los servicios que diferencia a este tipo de profesionales de otras muchas es lo que se conoce como GFE o “actitud GFE”. Consiste en que la mujer adopta una actitud o trato de pareja con el cliente. Actúa como si de su novia o esposa se tratara. El acercamiento es mucho más íntimo y natural y también los gestos: besos, caricias, roces. Es decir, existe una complicidad mayor entre ambos. Esta actitud debe ser implementada por ambos para que la sesión GFE sea lo más agradable posible.

El encuentro con las escorts de lujo Madrid pueden ser mucho más duraderos de lo que imaginas. No tiene por qué ser una cita rápida ya que prima la calidad del encuentro. Por eso, existe la posibilidad de pasar una noche entera en compañía de una de estas chicas. Pueden acompañarte a tu hotel o, si lo prefieres, a tu domicilio y quedarse toda la noche. Sin duda, puede ser un buen momento de desconexión del día a día, unas horas en las que la escort estará totalmente disponible para ti y en las que podéis probar todo tipo de técnicas y posturas sexuales o en la que poder relajarte con la mejor compañía.

Dado que la discreción es una característica que predomina en estas profesionales del sexo, si lo prefieres puedes tener un encuentro íntimo en un piso privado. Apartamentos que se alquilan por horas, con una decoración moderna y elegante y todas las comodidades para disfrutar de una experiencia única en un lugar totalmente privado con unos estándares de higiene muy elevados y  en el que te puedas sentir como en casa.

Acompañamiento en eventos corporativos o personales

En el caso de los grandes ejecutivos, es muy interesante poder contar con el acompañamiento de mujeres con una belleza sin igual pero, además, elegantes y que son capaces de adaptarse a todas las situaciones. Las escorts de lujo son mujeres inteligentes, bien formadas, con una naturalidad especial y con tema de conversación. Por eso, muchos empresarios requieren los servicios de una prostituta de lujo para asistir a eventos sociales importantes, donde la estética y la imagen se cuida mucho. Los eventos corporativos sirven, en términos generales, para hacer networking y establecer lazos con otros profesionales. Dependiendo del sector y de la tipología del acontecimiento está bien visto acudir con un acompañante.

Lo más interesante de la compañía de una escort de lujo es que se puede adaptar perfectamente a los requisitos y a las exigencias que marque el evento. Empezando por la etiqueta. Son mujeres con mucha experiencia pese a su juventud y saben moverse con naturalidad y, al mismo tiempo, con cautela en ese tipo de situaciones.

Más allá de los eventos de negocios, también pueden asistir como acompañantes a eventos sociales más distendidos, celebraciones o acontecimientos familiares. Todo ello con la seguridad de que su trabajo es cumplir un rol determinado del que no se van a alejar ni van a improvisar.