Compartir

Indistintamente del tipo de actividad que desarrolle, toda compañía requiere de la limpieza de sus instalaciones. Esto, es indispensable para el funcionamiento diario de cualquier organización. Conscientes de ello, las empresa de limpieza de oficinas, ofrecen un servicio completo y a la medida de las exigencias de cada cliente. 

Así, tanto si se trata de un banco, un gimnasio, un centro educativo o un restaurante, estas empresas de limpieza, garantizan un establecimiento impecable en todo momento. Tampoco incide el tamaño del lugar, ya sea que se trate de un pequeño local o una nave de gran tamaño, quedará completamente limpio. 

Dedicar el tiempo a las cosas importantes

Si bien, la limpieza es muy importante, es un aspecto en el que no se quiere emplear el valioso tiempo de los trabajadores. Pues, para efectos de todo negocio lo más importante serán aquellas actividades inherentes a sus objetivos

En el caso de una oficina de abogados, lo primordial será llevar los casos de sus clientes. Las tareas de limpieza quedan entonces en un segundo plano, aunque no así la necesidad de un lugar pulcro donde llevar a cabo sus actividades diarias. 

En consecuencia, lo más conveniente será contratar un equipo de limpieza profesional que se ocupe del aseo y mantenimiento. Esto, mientras los empleados se dedican a las labores realmente valiosas para el crecimiento de la compañía. 

Limpieza profesional

Los equipos de limpieza, se caracterizan por ser auténticos profesionales en el área. Disponen de métodos y sistemas especializados en la eliminación de todo tipo de suciedad. Además, su experiencia y trayectoria les ha preparado para enfrentarse prácticamente a cualquier situación, incluso las más escabrosas y descuidadas. 

Por otra parte, emplean productos y equipos diseñados para limpiar en profundidad. Tales como vaporetas, filtros hepa y jabones desinfectantes de gran concentración. Cada una de estas, ha sido creadas para limpiar alguna superficie específica, lidiar con algunos tipos de manchas o cuidar algún material determinado. 

Ahorro económico

La falta de una adecuada limpieza continua, conduce a la acumulación de polvo, grasa y residuos en todo el lugar. Esto puede conducir a averías en las distintas máquinas y herramientas de trabajo. Por ejemplo, puede obstruir la ventilación de ciertos equipos conduciendo al sobrecalentamiento y consecuente deterioro. O bien, pueden ocasionar falsos contactos y cortocircuitos en equipos eléctricos.  

Tales circunstancias, pueden conducir al deterioro parcial o total de los equipos y herramientas de trabajo, originando a su vez elevadas facturas en reparaciones o sustituciones. 

Un lugar de trabajo más seguro y productivo

La limpieza y el orden, son dos puntos claves cuando de construir un lugar de trabajo seguro se trata. En este sentido, los líquidos derramados, objetos en el suelo y el desorden en general, puede llevar a accidentes laborales. E incluso generar mayor probabilidad de que los trabajadores contraigan enfermedades. 

Por todo ello, se pueden derivar ausencias laborales frecuentes o prolongadas por parte de los miembros del equipo de trabajo. Esto, a su vez afecta la productividad de los empleados y la marca en general. Adicionalmente los expertos señalan que un espacio de trabajo limpio se asocia a mayor felicidad en los trabajadores. 

En relación a esto, conviene destacar que un empleado feliz es un trabajador productivo. Se puede decir, que la pulcritud y organización del sitio de trabajo favorece el desarrollo psicológico y físico de los empleados. 

Limpieza continua y planificada

Como muchas otras tareas, si la limpieza no se realiza regularmente se acumula hasta hacerse cada vez más difícil enfrentarse a ella. Pasan los días y más complicado se hace limpiar, más esfuerzo requiere y mayor gasto en productos de limpieza genera. 

Por ello, lo mejor es contar con un equipo que mantenga un buen control sobre la suciedad, evitando que esta se apodere del lugar. De lo contrario, se corre el riesgo de un ambiente contaminado, de apariencia sucia y desordenada. 

Además, las mejores empresas de limpieza trabajan según una planificación previa. Esto contribuye tanto al mantenimiento del lugar, como a prolongar la vida de los equipos y facilita el mantenimiento de las instalaciones.

Favorece la imagen de la compañía

Muchas compañías atienden a sus clientes dentro de sus establecimientos. En estos casos, éste se convierte en una parte importante de la imagen de la empresa. Hoy en día, es bien sabido la importancia de proyectar un perfil sano y afín a los ideales de los clientes. 

De acuerdo con esto, parece acertado manifestar que pocos clientes lograrán identificarse con una organización que transmita suciedad o desorden. Un local que refleje higiene y pulcritud es una forma indispensable de cuidar la imagen de la marca. Así, invertir en un equipo de limpieza es en consecuencia, invertir en la empresa misma.