Compartir

Isla de Luz es el relato del joven aventurero que busca un camino de oportunidades fuera de las programaciones sociales. Una llamada a quien quiera ver la vida con la osadía de un explorador ansioso de respuestas, lejos de los dogmas restrictivos de las religiones dominantes. Una novela mística para creer solo en nosotros mismos y en nuestra capacidad de superación y aprendizaje.

La novela comienza después de un extraño sueño a orillas del lago. Ajainín, el protagonista, comienza un peligroso viaje a la Isla de Luz, un lugar al alcance de la vista, pero del que nadie ha logrado regresar para explicar qué alberga. Tras la imagen de un amor idealizado, tendrá que enfrentar sus monstruos internos, luchar contra sus miedos más viscerales y poner en práctica años de enseñanzas al lado del sabio Udraka.

Un extraño y hermoso viaje plagado de misterios y enseñanzas del que salir fortalecido y con la esperanza renovada, porque el viaje de la vida nunca se detiene.

Yoandy Ferrer nació en 1984 en la ciudad de Santa Clara, Cuba. Egresado de la universidad de La Habana en 2008, estuvo siempre vinculado a talleres literarios y  eventos culturales. Escribió su primera novela Isla de Luz a los veinte años. En su narrativa, plena de alegorías místicas, expresa la eterna búsqueda del conocimiento a través de la autoconciencia y el descubrimiento personal, expresando las emociones humanas que surgen de un mundo interno lleno de magia y posibilidades.

“Siempre habrá enfermos, porque los enfermos son ciegos que ignoran que las leyes de la Naturaleza son las leyes de la vida, el que cumple con la ley de la verdad nunca enferma, mas el que sigue las leyes de los hombres pierde su salud, porque las normas de los enfermos sigue. Pero aunque los ciegos quieran vendarle los ojos al que puede ver más allá, nunca lo logran. Los hombres de voluntad conocen la palabra de poder, son como niños traviesos que rompen las reglas del hombre, no porque quieran desobedecerlas, sino porque su inocente y humilde corazón no las entiende. Son esos los que logran oír el susurro suave de su corazón, ese que late con la fuerza del amor y con la ley del amor y la comprensión viven. Ellos deciden su propio destino, y sus palabras de libertad son un decreto que dispersa las tinieblas de los caminos comunes de la vida terrenal; esos caminos que producen desarmonía porque son andados por los hombres que temen. Solo los libres de alma pueden descubrir qué hay más allá, su vida pertenece a ellos mismos. Ellos pueden salvar el mundo por el sendero del medio, invisible para los que no pueden ver. De ellos es el derecho divino de entrar a la Isla de Luz, porque solo los que tienen luz son capaces de enfrentar los peligros del camino que nos lleva hasta la unidad. La fuerza interior vence todos los obstáculos, conduciéndonos a descubrir lo que somos, lo que siempre fuimos.” (Fragmento de Isla de Luz, La Equilibrista, 2020)

https://www.laequilibrista.es/producto/isla-de-luz-de-yoandy-ferrer/