Inicio Empresas Comunidades de vecinos: la importancia de una buena limpieza de sus instalaciones

Comunidades de vecinos: la importancia de una buena limpieza de sus instalaciones

27
0
Compartir

Hoy en día, en Madrid, puedes encontrar una multitud de comunidades de vecinos. Algunas de ellas son grandes, contando con una multitud de zonas comunes, mientras que otras, son de un tamaño más reducido. Sea como sea, todas necesitan una buena limpieza de comunidades Madrid.

Se trata de un mantenimiento diario de todos los aspectos de la comunidad con el objetivo de que, a largo plazo, no surjan desperfectos o problemas. Es tan importante como la limpieza oficinas Madrid. ¿Hay algo mejor para un inquilino que llegar a su comunidad y que todo esté impecable?

La respuesta es que no y, por este motivo, es importante realizar una buena limpieza de pisos Madrid en las comunidades de vecinos. Cada comunidad va a tener unas necesidades distintas, que dependen de aspectos como: las instalaciones, el número de vecinos y el tamaño total de la comunidad.

No obstante, existen unos consejos para llevar a cabo en todas ellas. Se trata de recomendaciones básicas que serán clave para un mantenimiento correcto de la comunidad, al igual que se haría en un buen servicio limpieza oficinas Madrid.

No te pierdas los siguientes apartados para conocer las recomendaciones de las que hablamos y la importancia de un buen mantenimiento de las comunidades de vecinos.

¿Por qué es tan importante contar con un buen mantenimiento de la comunidad de vecinos?

El mantenimiento de la comunidad de vecinos se ha convertido en un aspecto clave para asegurar, no sólo un buen aspecto del inmueble, sino que no pierda su valor en el mercado.

Además, un buen mantenimiento es básico para evitar la confrontación de los vecinos tan comunes cuanto surgen problemas en distintas zonas.

En este sentido, desde este artículo, recomendados a las comunidades de vecinos contratar los servicios de una empresa especializada en la limpieza y el mantenimiento de estos lugares. Solo eligiendo una empresa con experiencia, una comunidad podrá olvidarse de cualquier tipo de preocupación relacionada con las zonas comunes del inmueble.

¿Qué tareas de mantenimiento son clave en una comunidad de vecinos?

Para el buen mantenimiento, es necesario definir una serie de tareas a realizar en la comunidad. Estas tareas se pueden dividir en dos tipos.

Por un lado, están las tareas generales, es decir, aquellas que se llevan a cabo casi diariamente y se centran en mantener la imagen del edificio en buen estado, así como, preservarlo.

Y, por otro lado, están las tareas específicas, que se realizan de forma esporádica durante el año. Normalmente, se llevan a cabo unas cuatro o cinco veces de manera anual.

Entre las tareas generales de mantenimiento de una comunidad de vecinos, podemos distinguir las siguientes. ¡No importa su tamaño!

  • Mantenimiento y reparación de porteros telefónicos y antenas comunes.
  • Revisión y sustitución diaria del alumbrado.
  • Limpieza de zonas como escaleras, patios, portales, rellanos y ascensores.
  • Mantenimiento y revisión de los extintores y los elementos contra incendios de la comunidad.
  • Limpieza de los contenedores de basura y del cuarto donde se almacenan, así como el traslado al punto de recogida de basura.
  • Mantenimiento de la piscina y de las instalaciones deportivas y de recreo para niños, en el caso de que tenga.
  • Limpieza de zonas externas como fachadas, desagües y arquetas.
  • Reparaciones de cerraduras y mantenimiento de zonas con humedades o desperfectos.
  • Reposición de los productos de higiene en los aseos de las zonas donde haya.
  • Mantenimiento y cuidado de jardines. Aquí se incluye: la recogida de hojas, las podas, el abono y el cuidado del césped.
  • Vigilancia de la comunidad, que puede ser de forma física o a través de equipos de video vigilancia.

En segundo lugar, las tareas periódicas o esporádicas, es decir, aquellas que se llevan a cabo varias veces al año, se pueden resumir en las seis siguientes:

  • Revisión de las maquinarias de suministro de agua, es decir, las calderas o termos.
  • Adaptación los sistemas de climatización de la comunidad según la estación del año.
  • Limpieza de parking o de garajes de la comunidad de vecinos.
  • Mantenimiento de ascensores, así como, la revisión de los mismos.
  • Control y prevención de plagas.
  • Limpieza y abrillantamiento de los suelos, tanto de las escaleras de los edificios como de los rellanos, como de alfombras o moquetas en caso de que hubiera.

En definitiva, estas son las tareas de mantenimiento que se recomiendan para contar con una comunidad de vecinos en buen estado y cuidada. Además, si logran asegurar la perdurabilidad de la comunidad y evitar los desperfectos a corto plazo, el mantenimiento es un éxito asegurado.

Por esto, es tan importante contratar una empresa de mantenimiento para comunidades. ¡Sin duda, será una decisión muy acertada! Busca una con experiencia y pide un presupuesto. Este va a variar según el tamaño de la comunidad y el número de zonas comunes que tenga.