Inicio Empresas Las ventajas de contratar a una empresa transitaria

Las ventajas de contratar a una empresa transitaria

43
0
Compartir

Cada vez son más las empresas españolas que apuestan por el comercio internacional para hacer crecer sus negocios. La era digital en la que vivimos ha permitido que muchos negocios se hayan podido expandir fuera de nuestras fronteras. Pero, ¿saben cómo pueden gestionar los envíos y recepciones de mercancías en el ámbito internacional?

Una empresa transitaria es la responsable de ayudar a sus clientes en todo lo relativo a la importación y exportación de mercancías. No en vano, se encargan de gestionar toda la logística referente a la documentación, el rastreo de la carga y la presentación de los seguros en caso de que surja alguna eventualidad en el transporte.

Las tareas principales de un transitario

El transitario tiene un papel muy relevante en el comercio internacional. Su figura actúa como un intermediario entre los remitentes y los transportistas. Precisamente, se encarga de abordar todos los aspectos administrativos referentes a la logística para que sus clientes no tengan que preocuparse de los mismos.

La experiencia de un buen transitario le permitirá a sus clientes realizar sus envíos a través de las mejores rutas comerciales. Esto les permitirá no solo cumplir con los plazos establecidos, sino también hacerlo de la manera más económica. Un intermediario supone, por tanto, un ahorro de costes y de tiempo para cualquier empresa.

En este sentido, una empresa transitoria como AM Cargo, una de las líderes españolas en este sector, puede ofrecer a sus clientes un servicio de asesoramiento para el transporte internacional de mercancías. De esta manera, le brindará las mejores soluciones para tratar con los bancos y le aportará información muy valiosa sobre las regulaciones, los documentos que son necesarios, etc.

Para un negocio o una empresa particular supone un considerable engorro encargarse por sí misma de todos estos trámites. Además, hay que tener en cuenta las circunstancias logísticas y de impuestos de los países a los que se envían las mercancías. El transitario es la mejor solución en estos casos para que no haya el más mínimo atisbo de error.

¿Por qué contratar los servicios de un transitario?

Los transitarios ofrecen innumerables ventajas a todas aquellas empresas que buscan la máxima transparencia y flexibilidad en sus negocios internacionales. El servicio, la rapidez y la eficiencia son algunos de los pilares con los que trabajan. Estas son algunas de las ventajas que tiene contratar los servicios de una empresa transitaria.

Mayor capacidad de gestión y organización

Si una empresa que se dedica a la exportación e importación de mercancías pierde un envío, tendrá muy difícil encontrar las respuestas y soluciones a dicha pérdida. Sin embargo, si cuenta con los servicios de un transitario dispondrá de una serie de redes para conocer cuál ha sido el problema y solucionarlo rápidamente. Una empresa transitaria como AM Cargo se caracteriza, sobre todo, por su mayor capacidad de gestión y organización.

Se gana en versatilidad

Los transitarios ofrecen una gran versatilidad, ya que pueden perfectamente cumplir con los plazos previstos de envío y/o recepción, pero también enfrentarse a obstáculos imprevistos. Un transitario es capaz de dar una respuesta inmediata a envíos que van con retraso o que se han perdido. Por ejemplo, si un envío marítimo acaba en otro puerto por culpa de las condiciones climáticas, ¿cómo habría que actuar? El transitario puede dar con la solución que se necesita.

Ahorro de costes

Una empresa transitaria puede negociar condiciones más bajas para la empresa si el volumen de carga es alto. A su vez, hay que considerar los numerosos beneficios económicos que supone a largo plazo contar con un servicio como este. Sin ir más lejos, el transitario es una de las figuras más útiles para hacer crecer un negocio en el exterior. Además, es quien se encarga de buscar las rutas comerciales más económicas para sus clientes y de informarles sobre los destinos que no cobran impuestos adicionales por la recepción de mercancías.

Mayor libertad para hacer negocios

Los trámites que conlleva la exportación e importación de mercancías están llenos de contratos y documentación vinculante. La empresa transitaria brinda a sus clientes una mayor libertad para hacer lo que crean mejor con su negocio. De hecho, los clientes podrán cambiar de empresa en cualquier momento si no se encuentran satisfechos. No hay ningún contrato vinculante o de permanencia que los ligue a un transitario durante mucho tiempo.

A la vista de todas estas ventajas, es evidente que la figura del transitario es imprescindible en las operaciones actuales de comercio internacional. La simplificación de gestiones y trámites es ya de por sí uno de los beneficios más sustanciales que se obtienen al contratar una empresa transitaria. Pero además, el ahorro de costes y la capacidad de gestión y organización para responder a cualquier eventualidad resultan hoy en día fundamentales.