Inicio Reportajes La Erupción Zafiro, una saga de fantasía perfecta para adolescentes y adultos

La Erupción Zafiro, una saga de fantasía perfecta para adolescentes y adultos

6
0
Compartir

Ocurrió con Juego de Tronos; incluso con Harry Potter. Hasta que se popularizaron, una serie de privilegiados cazadores de tesoros fueron los únicos habitantes de sendos universos. Todo apunta a que la saga La decisión de la espada puede seguir ese camino. 

La primera novela, La Erupción Zafiro, de I.M. Redwright, se ha hecho con el público juvenil, siendo uno de los hashtags tendencia en las redes sociales y topic en la mayoría de los canales online dedicados a la literatura. 

Más que una novela de dragones y mazmorras, y más ágil en la lectura que muchas de las propuestas editorales en el género, a lo que se une su cuidada edición. No es de extrañar que se encuentre entre los libros de fantasía más vendidos, según Wikipedia. La obra ha alcanzado el primer puesto de Amazon de la categoría.

La saga

La saga al completo se compone de cuatro volúmenes, uno por cada uno de los reinos que protagonizan este universo de fantasía. a La erupción zafiro le seguirán:

  • La tormenta esmeralda.
  • El terremoto citrino.
  • El huracán de rubíes.

En cada una de ellas se desarrollarán las diversas tramas que componen el crecimiento personal de jóvenes como el público lector al que se enfoca. 

Situado en un mundo de fantasía inspirada en lo medieval, donde las espadas juegan un papel protagonista como eje del destino de sus respectivos personajes, el autor opta por evitar las largas y pesadas descripciones y se centra en las historias que hay detrás de los personajes. 

Ello no quita un ápice de atracción y capacidad de evocación, solo que el foco se situa en otros puntos, más acordes a la intencionalidad del autor. 

La Erupción Zafiro, una novela juvenil ágil pero con mensaje

La historia del primer volúmen, La erupción zafiro, se centra en el mundo de fuego y en el poder de su espada, si bien también se incluyen eventos del mundo del agua, su contrario. Y es que en este universo ficticio, cada reino se aisla del resto, sumido en la incomprensión y el supremacismo.  Cada uno de los reinos venera a un dios relacionado con cada una de las 4 fuerzas de la naturaleza.

En el mundo de fuego, la trama se centra en cómo un bebé elegido por los dioses se debe enfrentar a su sino: exilio y lucha. Pero  I.M. Redwright también evidencia otro tipo de problemas propios de la juventud hacia la que se dirige: el bullying, el suicidio, la presión social, el racismo, entre otros. 

Por su parte, la trama del agua pone de relieve la vida paralela de la joven que ha sido elegida por la deidad del agua para ser la próxima reina. 

Vienne, a diferencia de Noakhail, no tiene ninguna intención de exigir que se la corone como reina. Su personalidad es más retraída, introvertida aunque observadora, inteligente y de buen corazón. Eso no quita para que en el momento en el que se necesite a alquien fuerte y valiente, sea ella la que que se remangue. 

Por el contrario, Noakhail es un joven cargado de resentimiento y ganas de venganza. No dudará en acabar con la vida del rey que le impuso el destierro de su propia casa. 

A lo largo de las hojas, la vida de ambos va confluyendo hasta que se desata todo: y es que el poder de las espadas sagradas que custodian los reyes de los mundos únicamente se desata cuando es el legítimo elegido el que despierta su poder. 

La edición ha sido muy cuidada, y aunque se trata de un libro autoeditado, se percibe el mimo y el estilo de I.M. Redwright. El mundo de la fantasía juvenil está de enhorabuena, pues ha nacido otra saga prometedora que deborarán las nuevas generaciones de ávidos lectores. 

I.M. Redwright ha confirmado a los fans que el primer borrador del segundo tomo de la saga ya está terminado, noticia que emocionó a los seguidores del autor. 

La decisión de la espada es una obra de fantasía juvenil que engancha a adolescentes y a adultos por igual, y con capacidad de cautivar también a no seguidores del género de fantasía que mantienen una mente abierta a cualquier otro. Algo que es altamente recomendable.